¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

El Vaticano es acusado de lavado de dinero

Se trata de esclarecer si se cometieron delitos de lavado de dinero, fraude y abuso de poder durante la irregular inversión de unos 350 millones de euros en un edificio de Londres.

EFE Martes 27 De Julio, 2021 · 10:08 am
El Vaticano es acusado de lavado de dinero
El Vaticano / EFE
Escucha la nota:

El Vaticano tendrá la primera audiencia de un juicio histórico en el que se juzgará por primera vez a un cardenal, el exprefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Becciu, y a otras nueve personas por lavado de dinero y otros delitos relacionados con inversiones inmobiliarias.

El cardenal Becciu y las otras nueve personas, incluidos trabajadores laicos y religiosos del Vaticano y figuras de las finanzas internacionales, además de cuatro sociedades, comparecerán en este proceso que trata de esclarecer si se cometieron delitos de malversación de fondos, lavado de dinero, fraude y abuso de poder durante la irregular inversión de unos 350 millones de euros en un edificio de Londres.

Le puede interesar: China pide a Estados Unidos que retire sancione y el bloqueo tecnológico

Los hechos que juzga ahora el Vaticano se remontan a 2013, cuando la Secretaría de Estado compró un edificio en Londres con posible lavado de dinero y destinó fondos del Óbolo de San Pedro, institución que recoge donaciones de católicos para financiar obras caritativas de los papas y su actividad.

¿Quién es Angelo Becciu?

Becciu era el responsable de esas operaciones, pues ocupaba el cargo de sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del Vaticano desde 2011 a 2018. En mayo de 2018, el papa Francisco le nombró nuevo prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos.

Sin embargo, en 2020 y tras verse salpicado por este escándalo de posible lavado de dinero, el propio Francisco le obligó a presentar su renuncia para su cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y para sus derechos como cardenal del Vaticano.

De esta manera, Becciu conserva su título, pero no podrá participar en un futuro cónclave. El purpurado, de 73 años y quien siempre ha mantenido su inocencia en el escándalo, se convierte en el más alto funcionario del Vaticano acusado de lavado de dinero y delitos financieros.