¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Berlusconi se deja querer por sus seguidores en el ocaso de su vida política

El Senado decidió la retirada del escaño al ex primer ministro por su condena en firme a cuatro años de prisión por fraude fiscal en el caso Mediaset, lo que impedirá a “Il Cavaliere” participar en elecciones durante seis años.

EFE Jueves 28 De Noviembre, 2013 · 08:32 am
Berlusconi se deja querer por sus seguidores en el ocaso de su vida política

Un soldado de la democracia” dijo ser el ex primer ministro Silvio Berlusconi ante miles de admiradores que se concentraron hoy ante su casa de Roma para arropar y mimar a su líder en su día más amargo, en el que se votó su expulsión del Senado sin que “Il Cavaliere” pudiera impedirlo.

El Senado decidió la retirada del escaño al ex primer ministro por su condena en firme a cuatro años de prisión por fraude fiscal en el caso Mediaset, lo que impedirá a “Il Cavaliere” participar en elecciones durante seis años.

Una cita la del Senado que fue respondida por los simpatizantes de Berlusconi con la organización de una manifestación de apoyo y calor mientras en la Cámara alta se votaba su expulsión.

Berlusconi prefirió no acudir al Senado para, entre otras cosas, no verse en el brete de ser acompañado por dos ujieres a la puerta en el momento en que fuera votada su expulsión y optó por lo que más le complace, hablar a los suyos.

Miles de personas que, pese al frío y al viento reinante, fueron colmando los aledaños de la residencia romana de su líder, el Palacio Grazioli, para arroparlo y acompañarlo en el momento más duro de su carrera política que, para algunos, no es otra cosa sino su final.

Entre el público había personas de todas las edades, con especial presencia de jóvenes y mujeres que, bandera de Forza Italia en mano, esperaron ansiosos y con severos rostros la aparición del líder del partido.

Procedente de la capital peruana, Lima, Jaklin Ballesteros, residente en Italia desde hace años, aseguró a Efe no estar preocupada por la imagen que dan las mujeres que apoyan a Silvio Berlusconi.

“Me da igual lo que puedan opinar de mi por apoyar a Silvio. Para mi la última palabra la tendrá la Corte europea, y por lo que concierne a su vida sexual, su vida privada sólo le pertenece a él”, afirmó.

Los ánimos a las puertas del Palacio Grazioli fueron creciendo a primeras horas de la tarde hasta que, finalmente, a las 16:40, de los enormes altavoces que la organización había colocado en la calle comenzó a sonar el himno de Italia.

Y con este himno que Gofredo Mameli compuso en 1847, Silvio Berlusconi hizo su aparición. Salió de su residencia y se encaramó al estrado para dirigirse a sus fieles seguidores, que rompieron en vítores y coros.

Allí, vestido completamente de negro en señal de luto por un día, según él, “triste para la democracia italiana” y con una insignia con la bandera de Italia en la solapa de su chaqueta, “Il Cavaliere” parafraseó a Mameli al usar uno de los versos que componen el himno del “Bel Paese”: “Estoy preparado para la muerte” (Sono pronto alla morte), a lo que el público respondió con energía gritando salvas para el líder.

“Brindan porque han llevado a un adversario, a un enemigo, según dicen algunos, ante un pelotón de ejecución, lo que habían esperado desde hace veinte años. Por eso hoy están eufóricos (…). Pero no creo que con esto hayan vencido definitivamente al partido de la democracia y la libertad. Nosotros no nos retiraremos a ningún convento”, continuó el empresario desde el púlpito.

Y en este punto, la intervención de Berlusconi se convirtió en una caldera que fue ganando temperatura y que encendió definitivamente los ánimos de todas las personas que se encontraban apoyando al político esta tarde.

“Golpe de Estado”, “jueces corruptos” o “fuera el comunismo” fueron algunas de las frases que el público no cesó de corear durante toda la intervención del ex primer ministro.

Desde el escenario, Berlusconi también tuvo palabras para el Nuevo Centroderecha, el grupo liderado por su otrora delfín, Angelino Alfano, quien decidió abandonar a “Il Cavaliere” en su nueva aventura de relanzamiento de Forza Italia.

Entre gritos de “traición” por parte de los presentes contra Alfano, Berlusconi criticó la decisión de sus excompañeros en el Pueblo de la Libertad de continuar apoyando al Gobierno del socialdemócrata Enrico Letta, lo que provocó un sonoro abucheo.

Silvio Berlusconi acabó su intervención agradeciendo a los asistentes el apoyo que ha sentido durante los veinte años de su carrera política pero, sobre todo, en las últimos semanas, unos días difíciles que -aseguró- no olvidará jamás.

Tras la despedida, Giovanni Pappicco, un jubilado de la región sureña italiana de Apulia, explicó a Efe entre lágrimas que “sería un pecado acabar con todo lo que Silvio ha creado”, pero, al mismo tiempo, recuperó el dicho italiano que mantiene que “de las cenizas resurge el fuego más vigoroso”.