¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Se desperdician avances científicos creados en Michoacán

Investigaciones y conocimientos científicos potencialmente aplicables en beneficio de la sociedad son desperdiciados por la falta de vinculación entre el investigador y el aparato productivo, reconoció José López Bucio, galardonado con el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias 2012.

Notimex Martes 16 De Octubre, 2012 · 13:10 pm
Se desperdician avances científicos creados en Michoacán
Se desperdician avances científicos creados en Michoacán

Investigaciones y conocimientos científicos potencialmente aplicables en beneficio de la sociedad son desperdiciados por la falta de vinculación entre el investigador y el aparato productivo, reconoció José López Bucio, galardonado con el Premio de la Academia Mexicana de Ciencias 2012.

El catedrático de tiempo competo e investigador del Instituto de Investigaciones Químico-Biológicas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo consideró que México, y en particular Michoacán, carecen de una tradición científica, lo que impide que los nuevos descubrimientos se apliquen.

Sin embargo, aseveró que los conocimientos que aquí se generan son ya aplicados en otras partes del mundo que sí cuentan con la estructura, apoyo y vínculos.

“Estamos perdiendo la oportunidad, porque estas investigaciones que hacemos aquí se publican en todo el mundo y lo leen investigadores de China, de Estados Unidos, de Inglaterra, de Francia, y ellos bajan la información y automáticamente la pueden aplicar”, expuso.

López Bucio recibió uno de los máximos galardones que se otorgan en el país en materia científica por el desarrollo de una investigación que se basa en el descubrimiento de que las plantas son capaces de distinguir nutrientes para su crecimiento.

Ese hecho impacta directamente en la utilización de fertilizantes y la no contaminación de las tierras de cultivo y mantos de agua.

Además, abre la posibilidad de utilizar suelos no aptos por su alto grado de alcalinidad o toxicidad para el cultivo.

“Para poder satisfacer la demanda de alimentos es necesario optimizar el uso de suelos cultivables o llevar la agricultura a suelos donde no crecen las plantas, a suelos alcalinos o ácidos, ahí es donde ese tipo de conocimientos impacta”, expuso.

“Porque si aprendemos cómo una planta puede optimizar la captación de fertilizantes, yo puedo llevarla a un suelo ácido o alcalino y entrenarla para que tome aquellos fertilizantes que le hagan falta y puedan producir granos o semillas”, explicó.

Mencionó que estos conocimientos tienen aplicación en múltiples puntos del país, pero también en Michoacán, y puso como ejemplo la zona del Bajío, meseta purépecha y Tierra Caliente, en donde abundan las tierras con exceso de cal o metales como aluminio y hierro que impiden el desarrollo de maíz y sorgo, por ejemplo.

Entrevistado en sus oficinas del Instituto de Investigaciones Químico–Biológicas, el investigador, de 39 años de edad y originario de Uruapan, afirmó que el galardón recibido no lo aparta de sus objetivos.

Dijo que ya trabaja en otras investigaciones y mencionó concretamente una que desarrolla en conjunto con el microbiólogo Jesús Campos García (también galardonado por la Academia Mexicana de Ciencias en 2009).

Detalló que se trata de una investigación para identificar bacterias y microorganismos del suelo que puedan actuar como biofertilizantes.

“Hemos identificado bacterias que son altamente promotoras del crecimiento de plantas. Entonces, estamos viendo ahorita la posibilidad de aplicar esos micro organismos a los cultivos para que apliquemos fertilizantes, inoculemos las raíces con estas bacterias benéficas y que éstas se encarguen de hacer que los nutrientes se solubilicen y que la planta los pueda tomar”, concluyó.