¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Rinden homenaje a María Marcos Cedillo, primera potosina en pilotear un avión

El historiador Salvador Solís Álvarez narra brevemente la historia de esta pionera de la aviación, nacida en el Rancho Palomas, del municipio Ciudad del Maíz, en 1900.

Notimex Martes 8 De Marzo, 2016 · 21:35 pm
Rinden homenaje a María Marcos Cedillo, primera potosina en pilotear un avión
Foto: Ilustración

María Marcos Cedillo Salas fue la primera mujer en México en pilotear un avión; orgullosamente potosina demostró su capacidad de operar aeronaves y fue tal su afición que terminó sus días en uno de sus aviones preferidos.

El historiador Salvador Solís Álvarez narra brevemente la historia de esta pionera de la aviación nacida en el Rancho Palomas, del municipio Ciudad del Maíz, en el año 1900.

Fue hija de Homobono Cedillo, hermano del revolucionario Saturnino Cedillo que se rebeló contra el gobierno cardenista, y María Concepción Salas.

Se sabe que cuando su tío Saturnino Cedillo, quien apoyaba el deporte y la aviación, funda la primera Escuela Civil de Aviación en San Luis Potosí fue una de las primeras en ingresar a sus filas como alumna, donde en poco tiempo ya realizaba vuelos de grandes distancias.

Solís Álvarez aseguró que la joven potosina quedo fascinada de los aviones al conocer a la piloto americana Florence Lowe “Pancho” Barnes, la primera mujer que arribó en una aeronave al estado en 1930 y sobrevoló su cielo.

María tenía su avión, un 540K, que nombró “El Ángel del Infierno”; ella misma grabó de propia mano la leyenda en ambos costados de la aeronave y hacía referencia a la expresión de su tío Saturnino por “esas máquinas del infierno”, como él calificaba a los aviones.

Era un biplano 540K rediseñado por ingenieros mecánicos en aviación el mexicano Guillermo Villasana López y el italiano Francisco Santarini Tognoli, quienes modificaron las hélices para incrementar su velocidad en un 50 por ciento.

Fue en junio de 1933 cuando María Marcos subió a su avión “El Ángel del Infierno” acompañada de su alumno José Ramírez, para realizar acrobacias en el aire y al efectuar una, la maniobra aérea “Barrena”, su avión se precipitó e impactó en la loma “Los Valentinos”, provocando su muerte y la de su acompañante.

El historiador relata que el general Cedillo acudió al lugar de los hechos y disparó todas las balas de su pistola sobre los restos del avión que a su juicio le había quitado la vida a su sobrina María.

Los restos de María Marcos se encuentran en el Panteón del Saucito y sólo queda de su recuerdo una placa que rinde homenaje a esta precursora de la aviación, la cual se ubica justo en el lugar donde se estrelló su nave actualmente calle Técnica 144, en la Zona Universitaria.