¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Profepa atiende contingencia por muerte de más de 100 tortugas

Autoridades documentaron 101 tortugas muertas, de las cuales 14 son de la especia golfina.

René Cruz Jueves 14 De Marzo, 2019 · 19:40 pm
Profepa atiende contingencia por muerte de más de 100 tortugas
Durante los recorridos, los inspectores encontraron que los quelonios no presentan ningún tipo de indicio / Especial

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó que atiende y da seguimiento a la contingencia por la mortandad de tortugas marinas encontradas en diferentes en playas de los municipios de Cuajinicuilapa, Copala, Acapulco de Juárez, Coyuca de Benitez, Tecpan de Galeana y Zihuatanejo de Azueta, de Guerrero.

En los recorridos por las diferentes playas, las autoridades documentaron 101 tortugas muertas, de las cuales 14 son de la especie golfina, 86 tortugas prietas y una tortuga carey.

Durante los recorridos, los inspectores encontraron que los quelonios no presentan ningún tipo de indicio, ni marcas que se vinculen con actividades antropogénicas o que indiquen daños por algún arte de pesca. Sin embargo, por el avanzado estado de descomposición no fue posible la toma muestras para determinar las causas de muerte de los quelonios.

En coordinación con la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), la Profepa realizó recorridos marítimos con la finalidad de detectar el hallazgo de más ejemplares y en su caso, tomar muestras de alguno de ellos, pero sólo se encontraron restos de tortugas prietas en avanzado estado de descomposición.

Entre las hipótesis de la causa de muerte, está la proliferación de micro algas por la presencia de marea roja que al ser ingeridas por los quelonios les puede causar intoxicación y paralizar el sistema nervioso, por lo que se solicitó el apoyo de la Secretaria de Salud para determinar si está ha sido detectada en la región.

Cabe mencionar que los ejemplares de tortuga Prieta no llegan a anidar al estado de Guerrero, sino que lo hacen en las costas michoacanas, por lo que es probable que los ejemplares hayan sido arrastrados por la corriente a las costas de Guerrero.