¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Libera CONANP siete ejemplares de Lobo Gris Mexicano

La CONANP, liberó a siete ejemplares de Lobo Mexicano y ahora se tendrán que adaptarse a su nuevo medio natural. Destaca porque es la novena camada liberada en México como parte del Programa de Conservación y Recuperación de la especie mexicana.

Comunicado Oficial Martes 11 De Octubre, 2016 · 15:27 pm
Libera CONANP siete ejemplares de Lobo Gris Mexicano
Foto: Semarnat

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) liberó un grupo familiar de siete ejemplares de Lobo Mexicano (Canis lupus baileyi) de linaje certificado en el estado de Chihuahua, los cuales tendrán que pasar por un proceso de adaptación en su medio natural.

Esta manada de lobos, denominada “Pies Ligeros”, proveniente de la Unidad de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) Buenavista del Cobre, está integrada por la pareja reproductiva SB1313 y SB1264, llamados Rayénari y Mechá (Sol y Luna), y sus cinco crías de aproximadamente cinco meses de edad, Iká (viento), Ba’wí (agua), Se’wa (flor), Kiparé (nieve), y Seporí (estrella).

Se trata de la novena camada liberada en México como parte del Programa de Conservación y Recuperación de Lobo Gris Mexicano, coordinado por la CONANP, alcanzando con ésta un total de 28 ejemplares en vida libre (13 machos y 15 hembras), desde la primera reintroducción en el 2011.

Para que la CONANP pueda monitorear a los ejemplares liberados, se les colocaron a los adultos collares de telemetría satelital y VHF, mientras que a los cachorros, collares VHF. Los primeros transmiten directamente al satélite y permite recibir las ubicaciones en cualquier lugar. La tecnología VHF únicamente transmite una señal de radio, que requiere que el personal de campo se encuentre a no más de 5 kilómetros de distancia.

Cada collar tiene un color diferente que permitirá identificar a cada uno de los ejemplares a través de las fotografías obtenidas por las cámaras trampa. Los collares de los cachorros tienen hule espuma, para que se adapten a su crecimiento.

Como parte del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (PROCER), la Universidad Autónoma de Querétaro, continúa brindando su apoyo para el monitoreo y seguimiento permanente de la población silvestre de Lobo Mexicano en la Sierra Madre Occidental.

En México, el Lobo Gris Mexicano está catalogado como subespecie “probablemente extinta en el medio silvestre (E)” en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 e incluido en el Apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

A finales de los años setentas del siglo pasado, fueron capturados en México los últimos 7 ejemplares de Lobo Mexicano en vida libre para poder dar inicio a los esfuerzos de su recuperación en cautiverio.

Durante casi 30 años de reproducción en cautiverio, y gracias a la colaboración de varias instituciones zoológicas que se unieron al esfuerzo para la recuperación de esta subespecie, se ha alcanzado finalmente la población necesaria para poder realizar su reintroducción en vida libre.

En 1998, el gobierno federal de los Estados Unidos de América inició la reintroducción de la subespecie en los estados de Arizona y Nuevo México.  En México, el 11 de octubre del 2011, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), en coordinación con el Grupo de Especialistas para la Recuperación del Lobo Mexicano, y con la aportación de Naturalia, A.C., llevó a cabo la primera reintroducción de Lobo Mexicano.

El Lobo Mexicano, es la subespecie genéticamente más distinta del Lobo Gris, y se considera a nivel mundial como la población de lobos en mayor peligro de extinción. Su peso promedio es de sólo 33 kg para los machos y 27 kg para las hembras, alcanzando apenas los 80 cm. de altura a la cruz.

Esta subespecie de lobo gris, se distribuía desde el suroeste de los Estados Unidos de América, en México por ambas Sierras Madre (Occidental y Oriental) hasta el Eje Neovolcánico.

Su extinción se debió a campañas intensivas de erradicación por parte de agencias gubernamentales, tanto de Estados Unidos, como de México, principalmente por incomprensión de la importancia de su presencia en los ecosistemas saludables.

La CONANP tiene el compromiso de continuar con los esfuerzos para establecer esta subespecie que lleva el nombre de nuestro país, en nuestro territorio nacional, por lo que este nacimiento representa un importante avance en los esfuerzos de recuperación del Lobo Gris Mexicano.