¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Industria cultural debe reinventarse durante la pandemia de Covid-19

La ONUDI crea mecanismos en la industria cultural, para vencer los estragos que ha dejado el Covid en materia económica.

Circe Varela Martes 27 De Julio, 2021 · 23:05 pm
Industria cultural debe reinventarse durante la pandemia de Covid-19
ONUDI señaló al 2021 como el año internacional de la economía creativa para el desarrollo sostenible/Foto:UAM
Escucha la nota:

El descalabro tras la pandemia de Covid-19 no lo sufrió la industria cultural, sino el modelo de promoción y la empresa cultural, por lo que toca a esta última reinventarse a sí misma para lograr una pronta recuperación económica.

Ramiro Magaña Pineda, miembro de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), detalló que en los últimos diez años en México, las industrias del tipo aportaron al Producto Interno Bruto entre 3 y 4 % al año.

Información relacionada: Exportaciones mexicanas crecen 29% de enero a junio 

Esto a pesar de que la economía general creció sólo entre 2.5 a 2.7 %, el dato es relevante porque el aporte de este sector fue de 700 mil millones de pesos y generó más de un millón y medio de puestos de trabajo directos e indirectos.

Por ello desde la ONUDI se crearon dos herramientas de gran impacto implementadas en Cuba con la industria de la música, y en Italia y Montenegro con compañías agroalimentarias y turísticas.

2021 año internacional de la economía creativa para el desarrollo sostenible

La primera se conoce como consorcios de promoción, una plataforma en la que artistas o empresas se asocian a manera de cadena horizontal para que desde su carácter conjunto puedan ampliar su mercado hasta internacionalizarse.

 Así, artistas y empresas comparten gastos de promoción, representación y otros servicios, incluidos renta de salas de grabación, espacios de exhibición e incluso pueden llegar a producir una marca.

Por ejemplo, en Cuba se desplegó un consorcio en ese rubro en el que se reordenó la cadena de valor y se introdujeron nuevos conceptos de asociación y de promoción, propiciando un cambio tecnológico en la interpretación y grabación de la música hasta alcanzar estándares globales de competición.

La otra herramienta son los programas integrados, dirigidos a desarrollar una región en particular en los que las firmas del ramo pueden hacer sinergias con el turismo y la industria agroalimentaria.

Este territorio debe caracterizarse por una aglomeración de micro, pequeñas y medianas empresas alrededor de recursos idiosincráticos llamados capital territorio-cultural, generándose así una experiencia total, resultado de la combinación de comidas típicas y servicios creativos cuyo éxito está en la calidad de cada uno de los elementos para que sea percibida como homogénea y atractiva.

 “Y es que la cultura ha sido una de las más resilientes y de mayor sobrevivencia en toda la historia de la humanidad gracias a su capacidad de reinventarse y formular alternativas”, añadió Magaña Pineda.

De esta forma se crean mecanismos en industria cultural, para vencer los estragos que ha dejado el Covid en materia económica.