¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Incertidumbre por COVID-19; presupuesto debe ser responsable: Banxico

Las estimaciones de crecimiento para el país en 2021, presentan fluctuaciones que podrían rondar entre el 1.3 por ciento y el 5.6 por ciento.

Angélica Melín Viernes 4 De Septiembre, 2020 · 06:54 am
Incertidumbre por COVID-19; presupuesto debe ser responsable: Banxico
En el segundo trimestre de 2020, se confirmó la contracción más grande desde que se mide el PIB / EFE
Escucha la nota:

El Banco de México (Banxico) señaló que los meses siguientes se mantendrá un panorama de marcada incertidumbre por la pandemia de coronavirus, y por ello las estimaciones de crecimiento para el país en 2021, presentan fluctuaciones que podrían rondar entre el 1.3 por ciento y el 5.6 por ciento.

En reunión virtual con diputados federales de Movimiento Ciudadano (MC), el gobernador del Banco Central, Alejandro Díaz de León, agregó que el paquete económico del año entrante, debe ser responsable.

Información relacionada: Banxico ve mejora en pronóstico del PIB

“Es decir, en la medida en que tuvimos ya la información definitiva del segundo trimestre de este año, una contracción mucho más pronunciada de lo que se había anticipado, se revisó el pro nóstico para este año, podríamos decir que de todo el intervalo a la baja, y al tener una base de comparación más baja se puede anticipar un rebote un poco más ágil para el año siguiente y por eso el intervalo de crecimiento para el año próximo está entre 1.3 y 5.6 por ciento”, planteó.

“El aprobar un paquete responsable, con estabilidad y si se desea más margen de maniobra, el margen debe estar protegido por fuentes de ingreso, si bien no de recaudación inmediata, sí fuentes que a lo largo del tiempo generen más ingresos”, consideró.El funcionario expresó que debe haber congruencia entre el nivel de ingreso y de gasto, para dar sostenibilidad a las finanzas públicas y mantener la estabilidad financiera.Cuestionado respecto al uso intensivo de los fondos de estabilización existentes, por parte del Ejecutivo Federal, el funcionario subrayó que la consecuencia será que el país tendrá un menor margen de acción frente a la emergencia y otras condiciones adversas, en caso de que se presenten.

“Y que en la medida en que el año entrante no se tenga una recuperación tan franca, tan clara como todos deseamos y como los escenarios más optimistas se pudieran presentar, si tenemos todavía una afectación por el lado de los ingresos, ya sea por ingresos petroleros o por ingresos, por la recaudación tributaria, pues eso sí se reduce el margen de maniobra con el que cuentan las finanzas públicas”, enfatizó.En el encuentro virtual con los congresistas, insistió en que no hay claridad en los escenarios que seguirá generando la pandemia por coronavirus.

La recuperación, dijo, dependerá en gran medida de la dinámica que registre la emergencia sanitaria, si avanza el control de los contagios, si se cuenta con un tratamiento y una vacuna contra la enfermedad.La incertidumbre sigue siendo muy marcada en lo externo y en la evolución interna de la pandemia, que ha provocado un panorama económico muy complejo y un alto costo para México.Entre marzo y abril de este 2020, expresó, el choque financiero fue notorio en los mercados, hubo salida de capitales, un alto grado de incertidumbre en mercados globales, caída en los precios de energéticos como el petróleo y afectaciones marcadas en el crecimiento.

En el segundo trimestre de este 2020, se confirmó la contracción más grande desde que se mide el Producto Interno Bruto (PIB), con un -18.7 por ciento, subrayó.Indicó que durante el mes de junio se comenzaron a registrar variables positivas, pero el nivel de actividad económica está 13 por ciento más bajo que el registrado en 2019; aunado a que en materia de inversión, el pasado mes de mayo ese indicador presentó su menor nivel en los últimos 20 años.Recordó que en el marco de la pandemia, cerca de 12 millones de personas con empleo formal e informal perdieron su ocupación.

Apuntó que ante ese complejo panorama, la política monetaria buscó mantener el balance, con la reducción de las tasas de interés para dejarlas en 4.5 por ciento, el mismo nivel que en la crisis de 2009.La caída económica ligada al COVID-19 es muy significativa, no hay punto de comparación con otras crisis, que tuvieron “epicentro” en debilidades económicas y financieras, pero en este caso es una especie de “imposición” por la suspensión súbita del la actividad económica, dijo.

Consultado respecto a cuánto tiempo tardará México en retomar los niveles financieros y económicos que tenía a final del 2019, estimó que, poniendo como parámetro el valor de la producción, para diciembre del 2021, el país podría estar al 98 por ciento.Sin embargo, ello depende de la recuperación frente a la pandemia. El de la recuperación, enfatizó, será un camino difícil.

Respecto a si la estabilidad financiera del país está en riesgo, por el tema de los fondos de contingencia, señaló que el Ejecutivo Federal les ha dado un “uso muy importante”, y en efecto, el margen de acción ante situaciones emergentes se verá disminuido de manera significativa.

Será hasta la semana entrante, perfiló, que se tenga mayor claridad sobre el estado de los fondos de estabilización y su capacidad para amortiguar emergencias.Insistió en que, de cara a la definición del paquete económico del año entrante, debe haber congruencia entre ingresos y gastos,

Las proyecciones hacia adelante deben tener como objetivo dar sostenibilidad a las finanzas públicas, para evitar mayores afectaciones económicas y financieras.

La estabilidad financiera del paìs, permitió hacer frente de manera más ordenada a los desafíos del coronavirus, remarcó.