¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Deja Botín legado de internacionalización financiera a Banco Santander

En ese momento, el Santander era uno de los siete bancos españoles pero estaba por debajo de Banesto, del Banco Central Hispano, del Banco de Bilbao, y del Banco de Vizcaya.

Notimex Miércoles 10 De Septiembre, 2014 · 07:29 am
Deja Botín legado de internacionalización financiera a Banco Santander
Emilio Botín vía @ActualidadRT

Emilio Botín dejó en su gestión como presidente del Banco Santander un legado de internacionalización financiera, y su estilo personal que le llevó a ser uno de los empresarios más influyentes en España en las últimas décadas.

Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos nació en Santander (costa norte de España) el 1 de octubre de 1934, y falleció la pasada noche en su casa de Madrid a los 79 años de edad a causa de ataque cardiaco.

Como nieto e hijo de presidentes del Banco Santander, se preparó para continuar en esa línea al estudiar Derecho y Economía en universidades españolas y se incorporó a la entidad como consejero en 1960 y a cuya presidencia llegó en 1986 a la muerte de su padre.

De las primeras decisiones que toma, además de cambiar a directivos, fue “sacar a los agentes comerciales de las sucursales a tocar puertas” del comercio y la industria y ampliar su cartera de clientes, y crea las “supercuentas” a particulares con variedad de productos y servicios.

“La banca no debe perder sus fundamentales, su principal negocio es la atención personal, la banca tradicional de negocio con los clientes”, diría muchos años después Botín al asegurar que los objetivos no eran los productos derivados.

Con su gestión, el Banco Santander llegó a ser considerado como “el primer banco de España” por tamaño de negocio (cuota de mercado) y capitalización, y destaca por la expansión internacional, principalmente en América Latina.

Desde inicios de su gestión concretó alianzas con The Royal Bank of Scotland, el alemán Commerzbank, e incursiona en Italia en Banco San Paolo.

En 1994 el Banco Santander gana la subasta de Banesto, con lo que amplió su tamaño y capacidad, aunque mantuvo la marca entidad independiente hasta 2013.

En años posteriores su presidencia consolidó la presencia del banco en Argentina, Chile, Colombia, Brasil, México, Perú, Puerto Rico, Venezuela, Portugal, Estados Unidos, Alemania y Polonia, además de vincular los servicios financieros en Marruecos, Austria, Holanda y Bélgica.

En España consiguió fusión con el Banco Central Hispano en 1999, que finalmente pasa a llamarse solo Banco Santander, y que preside tras librar duras batallas internas por el poder.

En 2004 compró la entidad británica Abbey, lo que le obligó a desprenderse de su participación en el Royal Bank of Scotland, pero le permitió incursionar de forma independiente en ese país.

La otra gran operación que marcó su internacionalización fue la compra, junto con el Royal Bank of Scotland y Fortis, del holandés ABN Amro, que se repartieron los tres compradores y al español le correspondió el Banco Real de Brasil que fusionó a su filial (Banespa) en el país sudamericano.

Con todas estas adquisiciones consiguió lo que sería uno de los pilares de su gestión: la diversificación geográfica que permitió al banco no perder peso en los años de crisis económica en España.

En toda su gestión consiguió ubicar al Banco Santander como una entidad con 3.3 millones de accionistas, 107 millones de clientes, más de 13 mil oficinas y 185 mil empleados.

Emilio Botín ha sido también presidente de la Fundación Marcelino Botín, una de las primeras instituciones privadas españolas dedicadas al fomento de la investigación científica, conservación del patrimonio histórico y desarrollo de las ciencias sociales.

Asimismo, en sus últimos años de gestión destacó su proyecto de responsabilidad social corporativa enfocado a las universidades españolas y latinoamericanas en el programa Santander Universidades, con el que promovió las redes interinstitucionales en la educación superior.

En su trayectoria afrontó varias causas judiciales, vinculadas a su gestión con el banco, y una de ellas por sus manejos fiscales, y todas fueron archivadas por la justicia española.

Botín se casó con Paloma O´Shea con la que tuvo seis hijos, Carmen, Emilio, Carolina, Paloma, Francisco Javier y Ana Patricia, la que presidió muchos años Banesto, actualmente encabeza la filial en Reino Unido y por muchos es considerada como la heredera natural a sucederle.