noviembre 29, 2021
Radio
Webcam
Buscar
Ciencia y Tecnología

Lluvia de meteoros de 1833, el día en que estrellas y ‘bolas de fuego cayeron del cielo’

En la madrugada del 12 de noviembre de aquel año una tormenta de rocas espaciales dio un espectáculo de nueve horas aproximadamente.

Pamela Salcedo
Lluvia de meteoros de 1833, el día en que estrellas y ‘bolas de fuego cayeron del cielo’
La intensidad de rocas cósmicas en 1833 fue de gran magnitud que el cielo se iluminó con miles de “bolas de fuego” por hora / Pixabay

Una lluvia de meteoros resulta ser sin duda uno de los espectáculos más sorprendentes que no regala el Universo y cielo nocturno, sin embargo, la ocurrida en 1833 no ha tenido comparación.

Fue un día como hoy, 12 de noviembre, pero de aquel año, cuando el “cielo se cayó” en la costa este de Estados Unidos, de acuerdo con National Geographic.

Foto: Pexels

-Información relacionada: ¡Cuidado! Científicos alertan de tormentas solares “caníbales” en camino a la Tierra

Dicho día quedó plasmado en la mente de muchos estadunidenses y en los periódicos de esa época, pues ocurrió la primera tormenta de meteoros en la era moderna.

Y es que, la intensidad de rocas espaciales fue de gran magnitud que el cielo se iluminó con miles de “bolas de fuego” por hora.

Tal es el motivo por el que, en los años siguientes, los astrónomos se vieron más interesados por comprender el origen de las lluvias de estrellas, como se conoce normalmente este fenómeno.

Sin embargo, las crónicas de los periódicos locales manifestaban que ese día “el cielo se cayó durante nueve horas”, situación que generó miedo, pero a la vez fascinación.

Foto: Pixabay

El surgimiento de la lluvia de estrellas Leónidas

Después del evento astronómico, Denison Olmsted, profesor de la Universidad de Yale, escribió un ejercicio de observación científica ciudadano para el Daily Herald.

El escrito ha sido uno de los más famosos de la historia en dicha materia, ya que el objetivo fue recolectar la mayor información posible sobre los cuerpos celestes que se vieron.

No obstante, los astrónomos coincidieron que el punto del que pareciera que surge la mayoría de las rocas espaciales provenían de la constelación de Leo.

Fue entonces cuando el emblemático fenómeno astronómico recibió el nombre de Leónidas.

Cabe mencionar que un evento de este tipo surge cuando nuestro planeta atraviesa partículas de diferentes cometas cerca del Sistema Solar.

Al interaccionar con la atmósfera, pueden arder hasta más de seis mil grados centígrados y originan destellos que atraviesan el cielo.

¿Será que los seres humanos volveremos a apreciar una lluvia de meteoros como la de 1833?