¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

La Copa del Mundo en Brasil: 7 años de sobresaltos

Pero durante siete años, la preparación de la cita deportiva de mayor envergadura mundial, junto a los Juegos Olímpicos, en el país más grande de América Latina resultó caótica y costosa, convirtiéndose en ocasiones en una pesadilla enmarcada en un escenario de una economía en desaceleración.

AFP Miércoles 11 De Junio, 2014 · 14:11 pm
La Copa del Mundo en Brasil: 7 años de sobresaltos
Foto archivo

En 2007, un Brasil en pleno boom económico recibe con entusiasmo la concesión del Mundial-2014, un evento que debía amplificar su estatus de nueva potencia emergente.

Pero durante siete años, la preparación de la cita deportiva de mayor envergadura mundial, junto a los Juegos Olímpicos, en el país más grande de América Latina resultó caótica y costosa, convirtiéndose en ocasiones en una pesadilla enmarcada en un escenario de una economía en desaceleración.

Promesas no cumplidas, infraestructuras inacabadas, fricciones con la FIFA y una cadena de retrasos en la construcción de los estadios, junto a un histórico movimiento social en junio de 2013 en plena Copa Confederaciones, han convertido en un viacrucis el camino hacia el Corcovado, el Cristo Redentor de Rio de Janeiro, donde acabará la competición el 13 de julio.

El presidente Lula (2003-2010) se muestra eufórico en Zúrich, durante la ceremonia de atribución de la Copa del Mundo-2014 a Brasil, único candidato en liza: “Asumimos aquí una responsabilidad como nación, como Estado brasileño para demostrar al mundo que tenemos una economía en crecimiento, estable, que somos uno de los países que ha conquistado la estabilidad. Somos un país que tiene muchos problemas, pero un país con hombres decididos a resolverlos”.

Dieciocho ciudades son candidatas para albergar los partidos.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, enciende la luz de alarma sobre la construcción de los estadios: “No están avanzando, no avanza muy, muy rápido”. Brasil “está atrasado” respecto a cómo estaba Sudáfrica a tres años de su Mundial-2010.

Ante la prensa de Londres, el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, afirma bruscamente que Brasil necesita una “patada en el culo”.