¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Uruguay, suerte

Tuvieron que pasar 40 largos años para que Uruguay, despertara de ese letargo futbolístico

Rosa Covarrubias Domingo 4 De Julio, 2010 · 15:49 pm
Uruguay, suerte
Uruguay, suerte

Tuvieron que pasar 40 largos años para que Uruguay, despertara de ese letargo futbolístico y se encontrara en fase de semifinales.

Es verdad la celeste no jugó la noche de este viernes su mejor futbol, ni siquiera demostró que con su clase puede llegar a la final, de hecho, Ghana fue superior en la primera parte de este partido, tuvo más llegadas y al final del primer tiempo, el equipo africano consiguió la recompensa a su esfuerzo, un gol de Sulley Muntari al 45+2 llevaba a las estrellas negras con ventaja al descanso.

Para la segunda mitad, los uruguayos reaccionaron de manera temprana, al 55′ Diego Forlán, de tiro libre, sacó un disparo de pierna derecha que terminó dentro de la portería de Kingson, poniendo el marcador 1-1, y obligando a Ghana a abrir más el juego.

Las llegadas de ambos equipos no rindieron frutos, a pesar de que Uruguay tuvo las más claras en los últimos minutos del encuentro no definio y el partido se fue a tiempos extra.

Ya en esta fase del juego, Ghana demostró su superioridad a través de lo físico, el equipo africano no se vio mermado en este aspecto, y eso les facilitó la llegada al arco rival, algo de lo que los uruguayos no pudieron presumir demasiado en esta parte del partido.

En el segundo tiempo extra, las Estrellas Negras propusieron en el ataque, consiguiendo tener las más claras para definir el encuentro, pero sin ningún resultado. El minuto 120 va a pasar a la historia como uno de los mejores momentos del Mundial, cuando ya se terminaba el tiempo, en una jugada por el sector derecho un centro que el portero Muslera alcanza a desviar, en el contraremate, Luis Suarez con el muslo la saca de la línea, pero en el cabezazo de Dominic Adiyah en un contraremate más, Suarez se disfrazó de portero y la saco de la línea con las manos, lo que le costó al equipo un penal en contra y la expulsión de su delantero. La historia, no terminó ahí, cuando la afición ghanesa festejaba la expulsión y el penal a favor, que le daría a su selección el pase a las semifinales, Asamoah Gyan terminó con los sueños de sus hinchas, al cobrar el penal, lo estrello en el travesaño, lo que dejó con más vida que nunca a Uruguay, terminandose así el tiempo regular.

En la tanda de penalties, la afición de Ghana lloraba, mientras que los uruguayos se comían las uñas y todo lo que estuviera a su alcance por los nervios.

Uruguay abrio la fase, Diego Forlán marcó y ya no había marcha atrás. La responsabilidad del primer disparo por Ghana fue del mismo Asamoah Gyan, quien dejó atrás la sombra de los últimos minutos y convirtió su disparo en gol. Victorino marcó el segundo para la celeste, Appiah hizo lo propio por los africanos. Scotti marcó el tercero para Uruguay y Muslera entró en acción, al detener el disparo de Mensah. La presión recayó en Pereira, quien falló su disparo, Muslera de nueva cuenta se disfrazó de héroe al detener el tiro de Adiyiah.
Llegó el turno de Sebastian Abreú, en las gradas se escuchaba el suplicio de “por favor, que no lo tire como siempre, que no la pique”. Abreú camino rumbo al manchon penal, puso el balón en el pasto, se perfilo, dio 3 pasos cortos y, al estilo Panenka, su forma preferida de cobrar los penalties, “El Loco” le dió el triunfo a Uruguay haciendo que el Soccer City se sumiera en un silencio, casi mortal, debido a que el estadio se volcó con los africanos, las lagrimas de esos aficionados no esperaron lamentando el penaltie fallado por Gyan en el segundo tiempo extra.

La otra cara de la moneda, la de los jugadores de Uruguay, quienes festejaron su regreso, después de 40 años, a las semifinales de un Mundial.