¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

20 lesionados clásico regiomontano

Al menos 20 lesionados y 50 detenidos dejaron los disturbios y riñas registradas anoche dentro y fuera del estadio Universitario, donde Rayados del Monterrey derrotó 1-0 a los Tigres de la UANL, en el clásico regiomontano.

Notimex Domingo 12 De Septiembre, 2010 · 10:07 am
20 lesionados  clásico regiomontano
20 lesionados clásico regiomontano

Al menos 20 lesionados y 50 detenidos dejaron los disturbios y riñas registradas anoche dentro y fuera del estadio Universitario, donde Rayados del Monterrey derrotó 1-0 a los Tigres de la UANL, en el clásico regiomontano.

Lo que se pretendía fuera una fiesta deportiva, donde reinara la alegría y la tranquilidad, desde antes del partido se tornó complicado para policías de San Nicolás de los Garza y Monterrey, pese al inicio de un movimiento denominado “Mexicanos al Grito de Paz”.

Los pañuelos blancos repartidos y ondeados antes del encuentro futbolero al poco tiempo fueron cambiados por los puños y artefactos diversos de los que echaron mano algunos de los aficionados regiomontanos.

De acuerdo a corporaciones policiales y de auxilio, siete de los lesionados ameritaron hospitalización al ser considerado grave su estado, principalmente por golpes, uso de armas punzocortantes y botellas.

Otros resultaron lesionados también con el impacto de un “diablito” de acero o cajas con envases de cerveza lanzados desde las alturas de la tribuna del inmueble.

Desde poco antes de iniciado el partido a las afueras del estadio dos mujeres y un hombre, aficionados de Tigres, escenificaron una pelea, por lo que fueron detenidos de inmediato; le siguieron dos seguidores Rayados que provocaban a sus rivales, al ir arriba en el marcador con el gol del chileno Humberto Suazo y que fue definitivo.

Ya con “cantidades industriales” de cerveza ingerida e impotentes por una nueva derrota, decenas de aficionados Tigres la emprendieron contra sus acérrimos rivales, no sólo con insultos, sino también físicamente.

Algunos envases de cerveza también “volaron”, lo que generó un caos y la intervención de autoridades y guardias privados del estadio que se vieron rebasados por los enardecidos aficionados, principalmente felinos.