¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Aumenta 5% la oferta de productos libres de transgénicos en los últimos 5 años: Greenpeace 

Greenpeace lanzó la sexta edición de la Guía de Consumo Responsable y sin transgénicos, disponible en www.greenpeace.mx/guiasintransgenicos, que pretende informar a los consumidores sobre los alimentos que llevan a su mesa.

Rocío Méndez Sábado 27 De Agosto, 2016 · 14:19 pm
Aumenta 5% la oferta de productos libres de transgénicos en los últimos 5 años: Greenpeace 
Foto: ilustración

Ante la falta de regulación que obligue a la industria alimentaria a ser transparentes con sus consumidores, Greenpeace lanza la sexta edición de la Guía de Consumo Responsable y sin transgénicos “Y tú… ¿Sabes lo que comes?”, en la que se recogen las respuestas que dieron las principales empresas de alimentos en México sobre el uso de organismos genéticamente modificados (OGM) en sus productos, luego de ser consultadas por la organización ambientalista.

Esta guía incluye 344 productos de consumo común –cereales, pan, bebidas, tortillas, salsas, cervezas-  divididos en tres secciones: verde, que corresponde a alimentos libres de transgénicos, debido a que las empresas brindaron evidencia como pruebas de laboratorio y/o certificados de orgánicos de sus insumos; la categoría morada incluye aquellos productos de empresas que aceptaron usar OGM, no respondieron o no dieron garantías de que sus productos no contengan ingredientes transgénicos o sus derivados; la sección naranja incluye a aquéllos que se encuentran en transición para dejar de utilizar organismos genéticamente modificados. 

De los productos que se incluyeron, 164 (47.6%) son libres de transgénicos -un 5% más que en la edición de 2011- lo que demuestra que la oferta de alimentos sin OGM ha aumentado en los últimos años debido a que cada vez son más personas las que prefieren este tipo de productos y la industria alimentaria ha tenido que actuar para satisfacer esta demanda. 

Tal es el caso de Nestlé, que ha eliminado transgénicos de la leche para bebé de las marcas Kinder, NAN y Nestum, que en esta ocasión se encuentran en la sección verde de la guía, aunque aún tiene pendiente hacer lo mismo en productos como cereales y congelados. Los chocolates Hershey se encuentran en proceso para dejar de utilizar OGM o sus derivados; la empresa declaró que en 2016 el azúcar de caña que utiliza está libre de transgénicos, lo que la coloca en la sección naranja. Otras marcas de panes, harinas de maíz y gaseosas, no respondieron las solicitudes de información por lo que continúan en la sección morada. 

La guía está disponible para su descarga en www.greenpeace.mx/guiasintransgenicos y se presentó en el marco de Teocintle, Primer Encuentro por el Alimento Sustentable, realizado en el Museo Tamayo, en el que se busca sensibilizar a los visitantes sobre la importancia de la biodiversidad agrícola para la seguridad alimentaria.

“La guía de consumo responsable y sin transgénicos busca llenar el vacío de información al que nos enfrentamos miles de consumidores y consumidoras al elegir los alimentos que llevamos a nuestra mesa. Es urgente que se establezca un sistema de etiquetado como sucede en otros países para que se garantice nuestro derecho a la información”, señaló Sandra Laso, vocera de la campaña “Comida Sana, Tierra Sana” de Greenpeace.

De acuerdo con la encuesta “Percepciones y actitudes de la población urbana mexicana sobre la producción y consumo de los organismos genéticamente modificados”, el 90 % de los mexicanos prefiere que se usen etiquetas para informar a los consumidores cuando un alimento es transgénico, independientemente de que su opinión sea a favor o en contra de esa tecnología.

Ercilia Sahores, directora de Políticas y Comunicación de la Asociación de Consumidores Orgánicos, resaltó que los consumidores tienen derecho a saber con qué ingredientes se producen los alimentos. “Comer es un acto político y poder elegir lo que comemos es un acto democrático. Sin embargo, para poder votar con nuestros tenedores, es necesario que exista transparencia e información en el etiquetado de los productos alimenticios. Esta guía funciona como brújula ante la falta de regulación que existe en la mayoría de los países latinoamericanos en torno al etiquetado de alimentos”.