¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Los marsupiales tienen raíces sudamericanas

Característicos animales australianos, como koalas, canguros y vombáticos, tienen un ancestro originario de Sudamérica

Miércoles 28 De Julio, 2010 · 08:35 am
Los marsupiales tienen raíces 
sudamericanas
Los marsupiales tienen raíces sudamericanas

Característicos animales australianos, como koalas, canguros y vombáticos, tienen un ancestro originario de Sudamérica, según una nueva investigación.

Los científicos de la Universidad de Münster, en Alemania, llevaron a cabo un estudio genético del árbol genealógico de los marsupiales.

Tal como afirman en Public Library of Science (PLoS) Biology (Biblioteca Pública de Ciencia, Biología), una sola especie de marsupiales sudamericanos se trasladó de las Américas a Australia.

Los marsupiales difieren de otros mamíferos porque las madres llevan a sus crías en un marsupio (la bolsa marsupial) después de nacer.

Existen unas 270 especies de marsupiales, unas 70 en América y 200 en Australia y durante mucho tiempo los científicos han debatido cómo acomodar las ramas del árbol genealógico de estos mamíferos.

Además de las conocidas especies australianas, la familia incluye a las zarigüeyas (o marmotas) y a los cenoléstidos de Norte y Sudamérica, y también tienen una presencia en países asiáticos, incluidos Indonesia y Papúa Nueva Guinea.

“Creo que que ahora tenemos evidencia bastante firme que apoya la hipótesis de una sola migración hacia Australia y de un ancestro común”, explica Juergen Schimtz, uno de los investigadores.

Rastreando parientes

El estudio fue posible gracias a la reciente secuenciación de los genomas de dos marsupiales: el colicorto gris (Monodelphis domestica) de Sudamérica y el walabí de Tammar (Macropus eugenii) australiano.

Los científicos analizaron elementos del ADN llamados retroposones.

Éstos son fragmentos que han sido copiados e insertados nuevamente al azar en el ADN en algún punto de la historia evolutiva del animal.

Forman parte de los llamados “genes saltarines” que pueden esparcir información genética junto con el genoma, por eso se les llama elementos genéticos móviles.

Si dos especies llevan el mismo retroposón pero una tercera especie no lo lleva, eso indica que las primeras dos están más estrechamente relacionadas entre sí que con la tercera.

En ocasiones un retroposón es insertado en medio de otro, lo cual ofrece también claves importantes sobre la secuencia de eventos ocurridos durante la evolución de una familia.

Con este método, los investigadores descubrieron que las zarigüeyas americanas se separaron primero del principal linaje de marsupiales.

Después, otra especie antigua emigró a Australia y ésta originó las varias familias que se conocen hoy en el país.

Migración circular

Los investigadores no saben cuándo ocurrió ya que el análisis que llevaron a cabo no muestra cuándo fueron insertados los retroposones en la historia evolutiva.

“Quizás ocurrió hace entre 30 y 40 millones de años, pero no podemos decirlo con precisión porque los genes saltarines no nos dan esta información” dice el doctor Schmitz.

“Ahora serán otros investigadores, quizás los paleontólogos, los que deberán descubrir cuándo ocurrió este evento”.

La historia general de los marsupiales, dice el científico, es virtualmente una historia de migración circular.

La especie más antigua identificada, la Sinodelphys szalayi, se conoce por fósiles de 125 millones de años descubiertos en China.

Subsecuentemente, la familia, o quizás una sola especie, se trasladó a través del supercontinente de Gondwana a lo que hoy es Sudamérica.

La familia de marsupiales comenzó a expandirse hace entre 70 y 80 millones de años.

Después de cruzar hacia Australia emigraron al norte hacia el archipiélago de Indonesia, casi de vuelta a su lugar de origen en tierra china.