¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Transforman Parque de la Amistad México-Azerbaiyán en Jardín de la Discordia del DF

Encabezados por el poeta Homero Aridjis, un grupo de activistas sociales que exigen el retiro de la figura de bronce y la placa de bronce que da trato de héroe al ex gobernante, tuvieron que hacer frente a funcionarios de la Embajada de Azerbaiyán en México, los cuales denunciaron un supuesto sabotaje a un acto oficial de ese país asiático, pero sin la presencia del diplomático.

Lunes 21 De Enero, 2013 · 08:06 am
Transforman Parque de la Amistad México-Azerbaiyán en Jardín de la Discordia del DF

El Parque de la Amistad México-Azerbaiyán se ha convertido en el parque de la discordia entre los propios mexicanos y ayer fue el escenario de una escaramuza verbal entre simpatizantes del ex presidente azerío, Heydar Aliyev, y opositores a la estatua de un personaje calificado como un dictador por el ex rector de la UNAM, José Sarukhán.

Encabezados por el poeta Homero Aridjis, un grupo de activistas sociales que exigen el retiro de la figura de bronce y la placa de bronce que da trato de héroe al ex gobernante, tuvieron que hacer frente a funcionarios de la Embajada de Azerbaiyán en México, los cuales denunciaron un supuesto sabotaje a un acto oficial de ese país asiático, pero sin la presencia del diplomático.

Así, el pic-nic promovido por el  poeta y ambientalista, Homero Aridjis, para urgir al gobierno del Distrito Federal a la remoción de lo que él considera “un monumento a la infamia”, se vio interrumpido por funcionarios de la representación diplomática de Azerbaiyán que incluso colocaron una ofrenda floral al pie de la figura de Aliyev.

Durante la protesta, Aridjis lamentó que el ex jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, haya aceptado rendirle homenaje a un dictador extranjero similar a Augusto Pinochet de Chile o Francois Duvalier o “Papa Doc” de Haití.

También calificó como una infamia que se acuse al pueblo armenio” de un supuesto genocidio en contra de ciudadanos azeríes, cuando ese grupo étnico fue víctima de dos limpiezas étnicas por parte de los turcos a principios del siglo XX.

Incluso, pidió a Ebrard Casaubon aclarar el destino de los 65 millones de pesos que el gobierno de Azerbaiyán asegura haber entregado para la remodelación de un parquecito en la Primera Sección del Bosque de Chapultepec.

Ante los reclamos de los trabajadores de la representación diplomática, Aridjis respondió que siendo trabajadores mexicanos, dichas personas deberían estar rindiendo un homenaje a los más de 25 mil desaparecidos y desaparecidas que se registraron en nuestro país durante el sexenio del ex mandatario Felipe Calderón.

Acompañados por dos banderas de Azerbaiyán, menos de 10 personas defendieron la estatua de Aliyev que fue “donada” a nuestro país por el actual presidente de esa nación e hijo del cuestionado dictador, İlham Aliyev.

A pesar de llegar tarde al evento, según sus propias palabras, el Secretario Particular del Embajador Azerí en México, Manuel Luna, acusó a  Aridjis y sus acompañantes de sabotear un acto oficial  de dicha legación extranjera.

Agregó que el 20 de enero, ese país conmemora un aniversario más de un gran ataque militar ruso contra la ex república soviética, la cual luchaba por su independencia.

Sin conocer la fecha exacta de dicho evento histórico, Luna rechazó que él y otros funcionarios de la embajada azerí en México, estuvieran actuando como representantes diplomáticos, pero insistió en que sí se estaba saboteando una conmemoración histórica que es considerada como fecha de luto nacional en ese país asiático.

Más tarde, Aridjis consideró que ninguna representación diplomática tiene facultades para celebrar eventos políticos sin pedir autorización del país que los alberga, por lo que pidió a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) tomar nota de lo que calificó como un flagrante violación diplomática a la soberanía mexicana.

Pese al intercambio de palabras, ambos grupos convivieron en el parque de la amistad que en realidad es el jardín de la discordia por más de dos horas, sin que se registraran mayores incidentes.

En tanto, la mayoría de los paseantes en el Bosque de Chapultepec se mantuvieron completamente ajenos a esta disputa, preocupados más por conseguir estacionamientos o baños para su arribo o salida a esta zona recreativa.