¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Garantizar derechos de mujeres durante procesos penales o en reclusión no es una concesión: CDH-DF

En su oportunidad Antonio Azael Ruiz Ortega, subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, informó que en los Centros Femeniles del Distrito Federal la población asciende ahora a mil 989 mujeres.

Notimex Martes 11 De Marzo, 2014 · 14:02 pm
Garantizar derechos de mujeres durante procesos penales o en reclusión no es una concesión: CDH-DF

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Perla Gómez Gallardo, sostuvo que garantizar los derechos de las mujeres durante procesos penales o en reclusión no “puede de modo alguno” ser visto como concesión, pues es obligación que el Estado debe asumir.

Además, debe asumirlo “con un fuerte sentido de responsabilidad, partiendo del reconocimiento de que las brechas de desigualdad entre las mujeres y los hombres en esta sociedad siguen impidiendo que los derechos consagrados en la Constitución y los Tratados Internacionales se respeten, protejan y garanticen”.

Al participar en el foro “Mujeres en Reclusión” en la sede de este organismo, reiteró que el sector enfrenta mayor vulnerabilidad para el ejercicio de sus derechos, por su condición de género.

Por ello, Gómez Gallardo se pronunció por “la necesidad de repensar” su realidad, reconociendo sus derechos y evitando “su estigmatización, conociéndolas y visibilizando sus necesidades y expectativas”.

Ante la complejidad de la situación, dijo, debe haber un acercamiento al sistema de administración de justicia que permita advertir las inercias y prácticas institucionales que subsisten.

Además, permiten que la discriminación y exclusión por la condición de género siga siendo una realidad que impida a las mujeres acceder a la justicia y tener una vida digna en los centros de reclusión, subrayó.

Recordó que la CDHDF ha emitido seis recomendaciones relacionadas con las condiciones de las personas en reclusión, en especial de las mujeres privadas de su libertad y que abarcan temáticas como restricción, negativa u obstaculización de atención médica, y derecho a la salud.

También, desprotección de niñas y niños que viven con sus madres en el Centro de Femenil de Readaptación Santa Martha Acatitla; tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes infringidas por el Grupo Táctico “Tiburón” y personal de custodia a personas internas adultos y adolescentes en centros de reclusión del Distrito Federal.

Habló de violencia institucionalizada de género, hostigamiento sexual, explotación de la prostitución ajena y trata interna del Sistema Penitenciario del Distrito Federal; una más derivada de la muerte de Viridiana López Centeno, interna del Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla.

Citó una recomendación relacionada con la exposición ante los medios de comunicación de internas e internos en distintos centros de la ciudad.

Respecto a las recomendaciones en la materia emitidas por la CDHDF, Gómez Gallardo puntualizó que lo importante es la no repetición y la “identificación de patrones que pudieran detonar nuevas quejas que no queremos que se den”.

En su oportunidad Antonio Azael Ruiz Ortega, subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, informó que en los Centros Femeniles del Distrito Federal la población asciende ahora a mil 989 mujeres.

Ellas, detalló, pertenecen a diversos grupos de población tales como adultas mayores, mujeres embarazadas, indígenas, con discapacidades, de quienes dijo deben ser reconocidas como personas plenas de derechos.

“Más allá de la pena o de la sentencia, lo que el Sistema Penitenciario persigue es lograr una plena reinserción social; es por ello que trabajamos sin escatimar esfuerzos, a fin de que todas tengan el tratamiento y el trato que cada una de ellas en lo individual requiera”, indicó.

El funcionario capitalino refirió que se encaminan acciones para que trabajo, capacitación laboral y práctica del deporte “sean una realidad”, así como el ofrecimiento de las condiciones para que no pierdan el vínculo con el exterior.

“Las mujeres privadas de la libertad no son mujeres sin derechos, por lo que estamos trabajando con una visión no tradicional penitenciaria, sino una visión de acercamiento y de autocrítica desde una perspectiva de género para su observancia y su exigibilidad”, manifestó.

Reconoció que aún hay que “armonizar” los instrumentos normativos del sistema penitenciario para un irrestricto respeto a los derechos humanos, por lo que se comprometió a continuar trabajando en la atención a las recomendaciones, observaciones, quejas y sugerencias.

En este foro participaron además Román Rosales, subsecretario de Servicios Médicos e Insumos de la Secretaría de Salud del Distrito Federal y Beatriz Santamaría, directora del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal.