¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Familiares no pierden la esperanza de encontrar personas vivas en edificio de la Roma

“Ya se van a cumplir seis días y no sabemos nada; empieza a entrar el nervio”, dijo Guillermo Albarrán, tío de Karina Gabriela quien se encuentra entre los escombros del edificio 286 de Álvaro Obregón. 

Notimex Lunes 25 De Septiembre, 2017 · 12:26 pm
Familiares no pierden la esperanza de encontrar personas vivas en edificio de la Roma
Foto: Trabajos de rescate en CDMX / Notimex

El sismo del 19 de septiembre sorprendió a todos los mexicanos, entre ellos a Karina Gabriela, quien permanece bajo los escombros del edificio 286 de Álvaro Obregón, colonia Roma Norte. Este lamentable hecho no han quebrado la fe Guillermo Albarrán, su tío.

Las más de 120 horas que han pasado desde las 13:14 de aquella fatídica coincidencia con el sismo de 1985, han sido de angustia, dolor, desesperación, impotencia, pero se mantiene firme en el campamento instalado en la calle de Valladolid, de la delegación Cuauhtémoc.

En entrevista, Guillermo solicitó la presencia de autoridades locales y que éstas se hagan responsables de la información que se difunde en el lugar.

“Confiemos que en el transcurso de hoy nos den noticias positivas. Desde martes 19 de septiembre la estamos exigiendo (la presencia de funcionarios locales) que nos Informen qué es lo que está pasando en el lugar!”, mencionó.

“Ya se van a cumplir seis días y no sabemos nada; empieza a entrar el nervio, entonces, uno ya se hace tantas telarañas en la cabeza. A la mejor el primer y segundo día (de rescates pensamos), sí los van a sacar vivos. Ahorita tenemos la seguridad que están vivos”, añadió.

Lo cierto es que la fe es lo último que se pierde y yo no pierdo la fe, “quiero que los reúna a todos (quienes tienen algún familiar o conocido bajo los escombros), que nos digan qué pasa!”.

Con el correr de las horas, en el lugar siguen las labores de remoción de escombros de grupos de rescatistas internacionales y nacionales, así como de voluntarios.

En tanto, continúan las labores de apuntalamiento del lugar en el que había un bufete de abogados, de contadores, una asesoría de inglés, así como la oficina de los dueños de lo que fue un edificio de seis niveles.