¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Se cumplen 100 años del nacimiento del caricaturista Gabriel Vargas

Tulancingo lo recordará el día 5 de cada mes durante todo el año

Notimex Miércoles 4 De Febrero, 2015 · 11:22 am
Se cumplen 100 años del nacimiento del caricaturista Gabriel Vargas
Foto: Internet

Originario de Tulancingo, Hidalgo, el historietista mexicano Gabriel Vargas, quien se consagró con “La Familia Burrón”, que por más de 60 años retrató las condiciones de un sector marginal de la sociedad mexicana, será recordado en la próxima Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

De acuerdo con el programa que se da a conocer este día, habrá varias actividades en las que se recuerde al creador de famosas historietas como “Los Superlocos”, en el marco de la participación de Hidalgo como estado invitado, y del centenario de su nacimiento que se cumplirá este jueves.

Una de ellas, adelantó la FILPM, es la charla que ofrecerá Ignacio Trejo Fuentes sobre la vida y obra del caricaturista, el jueves 26 a las 16:00 horas en la Galería de Rectores.

También se tienen previstos algunos talleres relacionados con la obra de Vargas, organizados por el Estado Invitado, como la denominada “Gabriel Vargas para chavos”, dirigido a jóvenes de 13 a 17 años, y otra para niños de 6 a 10.

Mientras que en su natal Tulancingo, Aidé Hernández Martínez, directora municipal de Cultura, anunció ayer que a partir de este mes y durante todo el año, cada día 5 de mes se dedicarán actividades en homenaje a Vargas, con motivo del año de su centenario.

Las actividades comienzan mañana con el Taller de Historia del Valle de Tulancingo, donde en compañía de familiares del propio Vargas relatarán detalles importantes de su vida y obra.

Por su parte, la Cineteca Tulancingo efectuará un ciclo gratuito de proyecciones de películas (8 al 11 de febrero), donde revisarán cómo cambiaron las costumbres y estilos de vida en las vecindades y barrios populares, de los años 50, hasta la actualidad.

Vargas nació el 5 de febrero de 1915, en el seno de una familia de 12 hijos. De acuerdo con sus biógrafos, tenía unos cuantos años cuando mostró su gran talento para el dibujo.

Su primera proeza fue a los 15, cuando realizó en la avenida Juárez un dibujo con tinta china para celebrar “El día del tráfico”, en el que plasmó las imágenes de carretas, vehículos, anuncios publicitarios y más de cinco mil figuras humanas.

Una biografía difundida por el sitio oficial de su natal Tulancingo, en la escuela secundaria, Vargas se hizo amigo de Juan Olaguíbel (en ese entonces jefe de los talleres de dibujo de la Secretaría de Educación Pública-SEP), quien lo exhortó a mostrar un dibujo de la Catedral metropolitana al secretario de educación.

Vargas acudió a las oficinas del funcionario y se topó con un hombre que descendía de un automóvil y lo abordó pensando que era el secretario.

Cuentan que en realidad era doctor Alfonso Pruneda (en ese tiempo, director de Cultura del Instituto Nacional de Bellas Artes-INBA), quien quedó impresionado por el talento del joven, por lo que le planteó enviarlo como becario a Francia para estudiar dibujo y pintura.

Sin embargo, Vargas rehusó la beca y pidió conseguir trabajo como dibujante en “Excélsior”. Fue así como a los 13 años, Vargas comenzó a trabajar en el periódico y realizó ilustraciones para varios suplementos, bajo las órdenes de Mariano Martínez.

Luego, Vargas ganó el concurso de dibujo convocado por la editorial Panamericana y el coronel José García Valseca le ofreció empleo y le pidió crear una historieta.

Ahí, refiere dicha biografía, nacieron “Los Superlocos” y su protagonista Filemón Metralla.

Pero fue hacia 1948 que Gabriel Vargas creó su obra más famosa y distintiva: “La Familia Burrón”, inmortalizando el “Callejón del cuajo” y a sus sui géneris inquilinos: Borola Tacuche de Burrón, Regino Burrón, Regino Burrón Tacuche, el niño Fosforito Cantarranas y Macuca Burrón Tacuche.

Personajes que, confesó, estaban basados en conocidos del autor, igual que los escenarios, que eran mercados, calles, parques, vecindades y billares, que Vargas había recorrido.

Temas como la desintegración familiar, las casas chicas, los padres borrachos, la corrupción política, la carestía, la represión o la lentitud burocrática, fueron algunos de los que abordó Vargas con en su historieta que se publicó de manera ininterrumpida durante 61 años y en su época ed oro llegó a vender 500 mil ejemplares semanales, según un estudio de Miguel Ángel Gallo.

Pero “La Familia Burrón” no fue la única de sus creaciones, creó también “Los Chiflados”, “Los del Doce”, “Pancho López”, “Sopa de perico”, “La vida de Cristo”, “El gran Caperuzo” y “Sherlock Holmes”, aunque ninguna alcanzó el éxito de los burrones.

De acuerdo con un texto del también caricaturista Rafael Barajas, El Fisgón, en 1978, Gabriel Vargas fundó su propia editorial y continuó publicando su serie, en la cual siguió trabajando hasta el fin de sus días: en agosto de 2009 editó su último episodio, el numero mil 616.

Según Barajas: “Si se cuentan los capítulos aparecidos en las dos ediciones, la primera a partir de los años 40 y la segunda en los años 70, hay más de tres mil historias de la familia Burrón.

Por toda esa labor, a lo largo de su vida, Vargas fue distinguido con premios como el Nacional de Periodismo 1983; el de Ciencias y Artes 2003; la Medalla José Vasconcelos 2003; una estampilla postal en el 2004, un Doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

El Premio de caricatura “La Catrina”, de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en 2005; la Gran Orden de Honor Nacional al Mérito Autoral 2005, que otorga la Secretaría de Educación Pública y el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

También fue designado hijo emérito de la ciudad de Tulancingo y el Congreso del Estado de Hidalgo le confirió la presea “Pedro María Anaya”, en diciembre de 2006.

Vargas murió el 26 de mayo de 2010, a los 95 años. El Museo del Estanquillo le rindió un homenaje al exhibir los personajes que lo consagraron y que dan cuenta de toda una época. Actualmente parte de su obra se preserva entre las colecciones de dicho recinto.

Otra parte se encuentra en el archivo de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Instituto Doctor Mora.