¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Recibe León Portilla Premio ‘Alfonso Reyes’ 2015

“Sin la UNAM, México no sería lo que es”, expresa el doctor Miguel León Portilla al considerar que la Junta de Gobierno, “que ha sido elegida democráticamente” escogerá al más idóneo para la Rectoría.

Rocío Méndez Jueves 8 De Octubre, 2015 · 20:09 pm
Recibe León Portilla Premio ‘Alfonso Reyes’ 2015
Foto: Rocío Méndez

Entre largos aplausos, firmas de libros, fotos con sus lectores y el “enorme gusto” de haber sido distinguido con el premio “Alfonso Reyes” por el Colegio de México, el historiador Miguel León Portilla recordó su experiencia en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) como miembro del personal académico por cerca de 60 años y ex integrante de la Junta de Gobierno.

“Yo creo que la Universidad Nacional Autónoma de México tiene una responsabilidad enorme para México. México no sería lo que es sin la Universidad Nacional; ahí están los cuadros de las personas que guían al país –no quiero decir con ello que todos los que guían al país lo guíen sensatamente, acotó–, porque ‘somos mortales’ como dice el texto nahuatl, somos perecederos.

Consultado sobre el actual proceso de designación de nuevo titular de la Rectoría en la UNAM, el investigador emérito señaló que “la Junta de Gobierno ha sido elegida democráticamente, porque ha sido elegida por los miembros del consejo universitario y los miembros del Consejo Universitario han sido elegidos por maestros, investigadores, estudiantes y personal administrativo”. 

Ante voces que piden apertura en el proceso de elección del titular de la Rectoría, León Portilla explicó que “la Junta de Gobierno está escuchando a aquellos que se postulan, porque no hay terna para rector. Van a escuchar, van a consultar, van a apreciar los programas que presentan los que se han postulado y van a escoger, seguramente a quien ellos crean que es el más idóneo”. 

“La Universidad Nacional Autónoma de México, como todo lo humano, es perfectible; desde luego que es perfectible –enfatizó León Portilla– pero no tiene los recursos necesarios. La Universidad tiene hoy día cerca de 350 mil estudiantes, naturalmente no puede tener tres millones, es preferible tener otras universidades como la UAM”.

El autor de “La Visión de los Vencidos” subrayó que en la UNAM “hay, ha habido y habrá grandes maestros, yo he tenido maestros magníficos en la Universidad Nacional. Hay gente en los institutos, en las facultades, que se entregan plenamente a la docencia con sus alumnos, a la investigación que produce una serie de descubrimientos al servicio de México. Yo creo que esta universidad tiene ramas de investigación prácticamente en todos los estados del país; está cumpliendo hasta donde le es posible con su misión, si lo creo, porque yo lo he vivido, no me lo cuenta nadie”, aclaró.

“Ojalá que la Universidad salga adelante. Es una situación claro, transitoria, tensa porque no tenemos ahora ya certeza todavía de quién será el rector. Pero sea quien sea, yo creo que será una persona a la cual la Junta de Gobierno ha analizado, ha preguntado, ha estudiado su currículum, ha oído la opinión de toda la comunidad acerca de él”, confió el historiador Miguel León Portilla, en breve platica con medios informativos. 

Antes, habría dicho ante un auditorio abarrotado sobre todo de jóvenes estudiantes del Colegio de México: “Alfonso Reyes, tú tuviste la visión de Anahuac y yo, la visión de los vencidos”.

Con el premio “Alfonso Reyes”, otorgado a Luis Villoro, a José Emilio Pacheco, a Francisco Rico y ahora al historiador Miguel León Portilla, el Colegio de México reconoció la labor del experto en cultura nahuatl como filólogo, filósofo e historiador; por su preservación de las lenguas y la filosofía de las culturas originarias.

Entre las múltiples anécdotas sobre la obra de Alfonso Reyes y su papel para abrir refugio al exilio español, León Portilla recordó cuando al filósofo español José Gaos.

“Gaos murió en mis brazos en un examen, todavía en la sede de la casa de Durango. El examen de un hijo de exiliados fue muy interesante. Al terminar se dejó libre la sala para que deliberáramos –el otro sinodal era Cutberto Jiménez Moreno– y estábamos hablando sobre si la Historia era también un arte y, al menos se firmó el Acta, cuando veo a Gaos que se le cae el bolígrafo y empieza a respirar con angustia. Era un infarto. Yo le estuve tentando el pulso, lo tenía todo desquiciado hasta que se fue calmando, yo lo tenía recostado junto a mi y murió. Así murió un filósofo”, contó León Portilla.

“Don Alfonso Reyes fue motor de la transformación de esa presencia de los españoles en México”, ellos, “dejaron una huella imborrable” remarcó León Portilla.

“México es heredero de dos grandes civilizaciones originarias: Mesoamérica una civilización que domesticó el maíz y que en cierto modo existe en nosotros y tenemos la otra civilización, la Mediterránea, el griego, la judeocristiana, a Roma con el Derecho y España con todo su legado también. ¡Somos riquísimos!, ¿por qué estamos mal? Ahondemos en nuestro legado y les aseguro que nos podremos de pie más pronto”, concluyó León Portilla.