¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Celebra INBA la trayectoria de Gustavo Arias Murueta

El Instituto Nacional de Bellas Artes homenajeó al artista plástico, Gustavo Arias Murueta por sus 56 años de trayectoria, en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Notimex Jueves 26 De Junio, 2014 · 08:39 am
Celebra INBA la trayectoria de Gustavo Arias Murueta
Gustavo Arias Murueta

El arte de hace 70 años se inclinaba más hacia al aspecto nacionalista, y en la actualidad, los creadores lo emplean como un medio de denuncia para hablar sobre desigualdad, pobreza, injusticia y corrupción, aseguró anoche el artista plástico Gustavo Arias Murueta (1923).

Entrevistado previo a un homenaje realizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el creador, quien fue amigo cercano de David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Rufino Tamayo, señaló que la pintura mural fue el medio más empleado por artistas de su generación.

“El arte ha cambiado, antes como en otros países, era de alguna manera conducido por el aspecto nacionalista y se manifestó en los murales, se hablaba de los atropellos de los españoles.

“Ahora en el arte, el artista manifiesta todo lo que siente dentro de su alma, expresa hoy pobreza, desigualdad social, corrupción e injusticia, de alguna manera hoy los artistas manifestamos esta rebeldía”, señaló el artista plástico a Notimex.

Arias Murueta, quien en 1968 participó en el mural colectivo que realizaron numerosos artistas en apoyo de las demandas estudiantiles, sostuvo que hoy los creadores “manifestamos esa rebeldía que estamos viviendo, pero ¿qué podemos hacer?, solo somos trabajadores del pincel y la escultura”.

Siempre abogando por las injusticias y la pobreza, el creador destacó que el arte se ha modificado de manera rotunda y recordó la época en que llegó a esta capital, una ciudad con pocos autos, cero tráfico y contaminación y muchos palacios.

“Es hoy un mundo diferente al de hace un par de años, México ha cambiado; Torreón, por ejemplo, era una ciudad pequeña y cuando llegué al Distrito Federal, era una ciudad de palacios, en cuanto al arte se ha modificado totalmente”, indicó.

Contó que su pasión por el arte, sobre todo por los murales, inició cuando conoció a David Alfaro Siqueiros (1896-1974), Diego Rivera (1886-1957) y Rufino Tamayo (1899-1991), de quienes dijo haberles aprendido mucho.

“Cuando surge el muralismo me tocó acercarme a los muralistas como Rivera, a quien conocí muy bien, también conocí a Siqueiros; Clemente Orozco ya había fallecido y me dediqué a estudiar los murales.

“Era un joven que no sabía cuál era la gran conciencia del mensaje que llevaban los muralistas y sus obras, me interesó más en aquella época Rufino Tamayo, quien se fue a vivir a Nueva York. Él era más moderno que los muralistas, no estaba de acuerdo con el muralismo, decía que la pintura era totalmente libre y estoy de acuerdo con él”, recordó.

Convencido de que la Revolución modificó cuestiones añejas que había que cambiar, Arias Murueta resaltó a Rivera, Tamayo y Siqueiros, pues les aprendió algo y a la fecha, “sigo aprendiendo, pero el arte no tiene límites, se manifiesta a través del espíritu del hombre.

“El hombre cuando se encuentra con una obra de mi autoría, busco que se sienta liberado de todas las cosas que lo oprimen”, comentó.

Fuerte y vigoroso, el artista reveló que continúa trabajando, ahora no en pintura, ni en escultura, sino en una serie de grabados.

A sus 91 años, Arias Murueta dijo estar pensando en la muerte, “pues es algo que a todos nos pasará algún día”.

“No estoy satisfecho, nunca se está, mi camino termina cuando muera y como me falta poco, todos nos vamos a morir y parece ser que me quedaré en la raya”, señaló.

Acompañado por amigos, familiares y público en general, el INBA le rindió un cálido homenaje por sus 56 años de trayectoria artística, de la mano de Lelia Driben, Arturo Rodríguez Döring y Esther Echeverría, quienes elogiaron su persona y calidad artística.

“Yo no me gané el homenaje y pues me lo dan, aunque no es algo que haya buscado, lo mío no es ser una persona rica o reconocida, como a algunos pintores, me interesó más expresar lo que traía dentro”, concluyó el homenajeado.

Previo al evento, se proyectó un video sobre la vida y obra de este creador, quien en 1974 estableció definitivamente su estudio en la Ciudad de México, donde creó el Centro Experimental de Arte Gráfico, organismo que desde entonces promueve el desarrollo del arte mexicano a través de diversas acciones como impulsar el crecimiento de la técnica del grabado en el país y en el extranjero.