¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Ideas de Ultratumba de los aztecas y los 13 cielos de los difuntos

No existía dentro de su sincretismo , la idea de premiar o castigar actos de la vida terrena, sino que el fallecido iba a un “más allá” acorde con el género de muerte que le había tocado vivir.

Orly Mazabel Frid Sábado 29 De Octubre, 2011 · 15:33 pm
Ideas de Ultratumba de los aztecas y los 13 cielos de los difuntos
Ideas de Ultratumba de los aztecas y los 13 cielos de los difuntos

Los aztecas concebían 13 cielos en los que residían los dioses principales, de acuerdo a su cosmovisión, dependiendo la forma en que morías te ibas con el Dios correspondiente.

El conocimiento de los  cielos era importante para está cultura prehispánica.

El verdadero paraíso ultraterreno era un lugar llamado Ilhuicatl Tonatiuh o Cielo Sol, sitio de solaz de los guerreros en combate y sacrificados.

Las mujeres muertas en el parto eran consideradas de la misma categoría que los guerreros y se iban con el Dios de la guerra Huiztilopóchtli,mientrás que los que morían de alguna enfermedad relacionada con el agua iban con el Dios de la lluvia, Tláloc.

Mictantecutli y Mictlancihuatl tenían un lugar especial, el Mictlán, dónde se dirigían las personas que morían de forma natural, cuando llegaban con las divinidades, lo que quedaba de su espíritu era aniquilado.

Sólo personajes destacados en vida, eran recibidos amablemente por las divinidades, excepto por los muertos de sacrificios, guerras, o enfermedades santas, el destino de los difuntos era tan triste como la vida.

No existía dentro de su sincretismo , la idea de premiar o castigar actos de la vida terrena, sino que el fallecido iba a un “más allá” acorde con el género de muerte que le había tocado vivir.

En el primer cielo, hay una estrella hembra y una estrella macho. Estas son las más importantes de la bóveda celeste y  protegen a la raza humana.

Después hay un segundo cielo donde está la raza de mujeres sin carnes. Son de puro hueso y se llaman las “mujeres de mal agüero”.Están en estado de lactancia, aguardando el fin del mundo, porque saben que cuando llegue ese momento podrán descender y devorar a los hombres.

Los mitos dicen que ese día llegará cuando se acaben los dioses y Tezcaltipoca robe al Sol.

En el tercer cielo hay cuatrocientos hombres de cinco colores diferentes: amarillos, negros, blancos, azules y colorados. Su función es ser guardianes de su propio cielo.

En el cuarto coexisten todas las especies de aves. Es el más ruidoso, lleno cantos, graznidos.Las aves que viven en  la tierra vienen de ese cielo.

En el quinto cielo, ya bastante alejado de la tierra, residen serpientes de fuego. Están allí para crear cometas y demás señales luminosas del firmamento.

Hay un cielo de puro aire. En él existe una diversidad  de vientos, corrientes y brisas. Los dioses lo crearon para que todos los elementos ya creados respiraran y se movieran.

El séptimo cielo es una región de polvo y piedras que se sacude y una parcialidad de su contenido cae a la tierra.

En el octavo cielo, más allá de la imaginación humana, los dioses se encuentran y deliberan.

En el noveno están las deidades más antiguas, aquellas que como el tiempo existieron incluso antes que los grandes dioses comenzaran a notarse. 

Los demás cielos son parte del misterio que esconde el Universo, ni siquiera los dioses tienen conocimiento de ellos, probablemente exista la nada, dicen los antiguos.