¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Conservar lenguas indígenas es trabajo de sus habitantes

La experta titular Ascensión Hernández Triviño del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que el país tiene un patrimonio de más de 60 lenguas, algunas con pocos hablantes, que “se tienen que salvar, hay que registrarlas y guardar textos”.

 

 

 

 

Notimex Lunes 23 De Junio, 2014 · 20:09 pm
Conservar lenguas indígenas es trabajo de sus habitantes
Foto archivo

Las lenguas indígenas en México tienen que prestigiarse y respetarse para ayudar a conservarlas, ya que con ellas y el español se hizo la construcción del país y permiten codificar el mundo, afirmó la especialista mexicana Ascensión Hernández Triviño.

En entrevista con motivo de su conferencia “Nebrija y las lenguas americanas”, impartida este lunes en la sede conjunta del Instituto Cervantes y el Centro de Estudios Mexicanos de la UNAM en España, precisó que esos idiomas son “una riqueza cultural que se tiene que salvar por parte de sus hablantes”.

La experta titular del Instituto de Investigaciones Filológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), indicó que el país tiene un patrimonio de más de 60 lenguas, algunas con pocos hablantes, que “se tienen que salvar, hay que registrarlas y guardar textos”.

Añadió que “cada una de ellas tiene su forma de ver el mundo, de clasificar la realidad, aportan al conocimiento, a las posibilidades del hombre como creador, nos abren puertas a la creatividad e imaginación. Por eso es importante conservarlas.

“Si no, todos podemos aprender, sí se puede fomentar, y para quienes no somos hablantes nativos es importante darles prestigio, respetarlas y pensar que México desde siglo XVI se ha formado con gente de muchas lenguas junto con el español”, refirió.

La investigadora dijo que a diferencia de otros países, en México “no se apartaron las lenguas prehispánicas, sino que el proyecto de México fue admitir a los hablantes de esas lenguas, y el nuevo orden novohispano supo incluir, y eso es importante para entender la realidad actual de los países americanos”.

Hernández comentó que el papel de los académicos es fundamental para “convencer de que es una riqueza y que se tienen que salvar estas leguas por parte de sus hablantes, porque son tan buenas para codificar la vida y el mundo como lo pueden ser otras”.

Insistió en que “hay que prestigiar las lenguas, darles esa visión de enriquecimiento cultural, que no son menos, y que los hablantes de nacimiento son poseedores de una cultura milenaria y van enriquecer el estudio del lenguaje”.

La autora del libro “Tepuztlahcuilolli. Impreso en Náhuatl. Historia y bibliografía” (UNAM, 1988), entre otros, destacó que hay esfuerzos en México para promover algunas lenguas en la educación a nivel de escuela bilingüe, aunque es necesario extender esas iniciativas a más estados del país y centros educativos.

Recordó que, por ejemplo, en Polonia hay un grupo de americanistas que fomentan la enseñanza y preservación del náhuatl, “y eso sorprende positivamente y sirve de ejemplo porque es un país no cercano, con una lengua poco extendida en el mundo, pero interesado en lenguas indoamericanas.

“Nosotros tenemos que hacer lo mismo en más universidades de los estados y dar al alumno la opción, que elija náhuatl es mejor porque el tipo lingüístico le ayudará a aprender las estructuras, la sintaxis y frases de manera diferente y se maravillará de lo lógico que es”, abundó.

La especialista destacó que volver a recordar el papel de las lenguas americanas con una conferencia en España es necesario, ya que “constituyen un tanto por ciento elevado del total de lenguas la humanidad”.

Asimismo, resaltó el papel del humanista español Antonio de Nebrija (1441-1522), cuya gramática de 1492 “influyó como el modelo para codificar gramaticalmente esta Babel que era el continente americano, por eso es tan importante.

“El español se convirtió en un tejido aglutinador, pero fue lengua compañera de las indoamericanas, se escribieron gramáticas y vocabularios desde el siglo XVI, y desde entonces han convivido y deben seguir conviviendo”, finalizó.