octubre 24, 2021
Radio
Webcam
Buscar
Actualidad

¿Una prisión para demonios? Así es por dentro el Pozo del Infierno

Por muchos años, los habitantes de Yemen creyeron que acercarse al Pozo del Infierno podría causarles mala suerte.

Omar Téllez
¿Una prisión para demonios? Así es por dentro el Pozo del Infierno
Exploradores de Omán decidieron poner fin al misterio que escondía el Pozo del Infierno. Foto: Europa Press.

El Pozo del Infierno, ubicado en Yemen, es uno de los lugares más misteriosos del planeta.

La peculiar formación natural es temida por los habitantes de aquel país por creer que se trata de una prisión para demonios.

Información relacionada: ¿Presagio o predicción? Documental advertía efectos de erupción volcánica en la Palma

Las personas temen acercarse a él o incluso mencionarlo, ya que consideran que podría llenarlos de mala suerte y maldiciones para el resto de su vida.

Sin embargo, un equipo de geólogos de Omán decidió poner fin al misterio y explorar las entrañas de este lugar.

¿Qué hay dentro del Pozo del Infierno?

El Pozo de Barhout, nombre real de este agujero, tiene más de 100 metros de profundidad y se encuentra en el desierto de la provincia de Al Mahra, en el oriente de Yemen.

De acuerdo con Europa Press, el doctor Mohammed al Kindi, miembros de Omani Caves Exploration Team (OCET) señaló que “el pozo tiene millones de años y, según los residentes locales, no ha sido explorado ni documentado antes “.

Se encuentra a 30 kilómetros de la frontera con Omán, en el desierto Al Mahra.

El explorador especificó que “la profundidad del pozo es de 112 y 30 metros de ancho en la superficie”.

Sin embargo, en el fondo, la cueva se expande a 116 metros.

“Estas cuevas se forman por la disolución de la piedra caliza, como las que se encuentran en la gobernación de Dhofar en el sur de Omán y las gobernaciones de Mahra y Hadramout en Yemen”.

Explicó que las capas dentro del Pozo del Infierno están sujetas a una disolución continua debido a la interacción de las aguas subterráneas y superficiales que contienen ácidos y sales que forman enormes pozos y cuevas profundas durante millones de años.

Animales muertos, serpientes… pero nada sobrenatural

Dentro del pozo, el equipo de geólogos encontró serpientes, animales muertos y muchas cavidades pequeñas, así como crestas rocosas afiladas.

Kindi narró que, a una profundidad de aproximadamente 65 metros desde la superficie, el agua emerge de los agujeros en las paredes para formar una hermosa cascada.

El pozo, dijo, también tiene otras cascadas que varían en la abundancia y continuidad del agua.

“El agujero contiene una variedad de depósitos de cuevas y organismos, que incluyen serpientes, ranas y escarabajos”, pero nada sobrenatural.

La exploración forma parte de una serie de exploraciones que busca conocer la edad de las cuevas y el proceso que vivieron a lo largo de los años para formarse.

Con esto, se acabó el misterio del Pozo del Infierno y se busca dar tranquilidad a los habitantes de Yemen.

Con información de Europa Press.