¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Recomiendan involucrar corazón, inteligencia y voluntad en el amor

Sin embargo, 90 por ciento de los noviazgos entre jóvenes inician por la atracción física, relaciones que regularmente terminan en separación, precisó.

Notimex Jueves 14 De Febrero, 2013 · 14:15 pm
Recomiendan involucrar corazón, inteligencia y voluntad en el amor
Recomiendan involucrar corazón, inteligencia y voluntad en el amor

La elección acertada de la pareja debe ser a través de una de las dimensiones más importantes del ser humano, la psico-afectiva, que conjunta corazón, inteligencia y voluntad, sobre las cuales gana la atracción física, aseveró Carlos Becerra, especialista en terapia conductual.

Sin embargo, 90 por ciento de los noviazgos entre jóvenes inician por la atracción física, relaciones que regularmente terminan en separación, precisó.

Con base en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) los motivos que llevaron a jóvenes de entre 15 y 24 años a relacionarse sentimentalmente con su pareja, 90 por ciento fue porque les gustaba mucho; 4.9 por ciento, porque fueron muy insistentes, y dos por ciento por presión social, indicó.

En entrevista señaló que contrario a lo que se podría suponer, elegir pareja no es una cosa sencilla si se piensa que tiene que ver con una de las dimensiones más importantes del ser humano: la psico-afectiva.

Explicó que el corazón puede aferrarse apasionadamente a una persona, pero es ahí donde la inteligencia debe actuar y preguntarse si la necesita en realidad o si le conviene.

El especialista agregó, “la inteligencia y la voluntad deben trabajar en equipo, porque si lo que quiero hacer es distinto de lo que en realidad pienso, la elección y decisión final serán equivocadas y el hecho repercutirá invariablemente en relaciones futuras”.

También comentó sobre la atracción física, se elige paraje a partir de lo que se tiene a lo largo de la vida, de las formas y conductas que se obeservan en los padres, experiencias tempranas propias y de grupos sociales cercanos se aprende a llamar a amor a los modelos de parejas de su entorno.

Además de esos patrones existen procesos de elección basados en las expectativas que se depositan en el otro, en los que incluso se busca a alguien a fin o que se le parezca, indicó.

También se elige a la media naranja, es decir a el complemento, o la elección circunstancial que es cuando optan por dejar que se aparezca la pareja ideal, dijo.

Agregó que las relaciones en las que no se conjunta el corazón, la inteligencia y la voluntad suelen ir al fracaso y ejemplificó que una pareja que se gusta en una fiesta e inician un noviazgo a pesar de que su vida y sus intereses eran distintos, pensaban que el “amor lo puede todo”.

No obstante y tras un noviazgo corto que terminó en matrimonio, en el día a día de la vida marital se dieron cuenta que sus necesidades respondían a motivaciones diferentes y finalmente se separan porque no supieron elegir a su compañero de vida.