¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Gallo gana juicio en Francia para poder seguir cantando

Los vecinos de “Maurice”, una pareja de jubilados, presentaron ante la justicia una demanda contra el animal por despertarlos demasiado temprano con su cacareo.

Notimex Jueves 5 De Septiembre, 2019 · 16:47 pm
Gallo gana juicio en Francia para poder seguir cantando
Las autoridades incluso hicieron una pancarta dirigida a los visitantes: “¡Atención, pueblo francés! Usted entra en un pueblo francés por su cuenta y riesgo” / Especial
Escucha la nota:

Tras ser acusado por contaminación acústica, el gallo de una mujer en la turística isla francesa de Oleron ganó un juicio presentado por vecinos molestos por su cacareo muy temprano en las mañanas, y podrá seguir cantando al alba, mientras su dueña recibirá una compensación económica.

Visto como una victoria para las tradiciones rurales de Francia, el tribunal de Rochefort autorizó este jueves al gallo llamado “Maurice” a seguir cantando y ordenó a los demandantes pagar a la propietaria del ave, Corinne Fesseau, mil euros por daños y perjuicios.

Información relacionada: Monokini se vuelve tendencia en Francia por inseguridad de mujeres

Los vecinos de “Maurice”, una pareja de jubilados, presentaron ante la justicia una demanda contra el animal por despertarlos demasiado temprano con su cacareo, en un hecho que trascendió en redes sociales y este jueves tenía a la expectativa a gran parte del país, donde una petición para “salvar” al gallo consiguió más de 140 mil firmas.

Fesseau, satisfecha con el fallo, animó a la población a defender el ambiente rural. “Todo el mundo va a ser protegido: las campanas, las ranas, etc.”, dijo a la prensa aludiendo a otras demandas similares contra los ruidos rurales.

Para los vecinos del gallo, cuyo canto despierta muy temprano a Oleron, en el suroeste de Francia, lo que hace es un “perjuicio sonoro”, y no solo él sino el perro, la bocina, la música, etc.

Si el gallo hubiera perdido el juicio, su dueña habría tenido 15 días para alejarlo y hacerlo callar, así como pagar una multa de 150 euros por día y mil euros por daños y perjuicios.

Con esta historia, medios locales de prensa destacaron que no es el primer caso y el fondo del problema es que los viajeros y jubilados que se instalan -para descansar- en las localidades rurales se encuentran con los ruidos propios del campo.

En la localidad vecina de Gajac, el mismo alcalde promueve que los sonidos del campo (campanadas, mugidos, rebuznos, trinos, ladridos, cacaraqueos) sean declarados “patrimonio nacional”, a fin de terminar con quejas similares a la presentada contra el gallo “Maurice”.

Otros vecinos, en la localidad de Saint-André-de-Valborgne, las autoridades incluso hicieron una pancarta dirigida a los visitantes: “¡Atención, pueblo francés! Usted entra en un pueblo francés por su cuenta y riesgo”, “Aquí tenemos campanas que suenan con regularidad y gallos que cantan muy temprano (…), si Usted no lo soporta, está en el lugar equivocado”.