¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

El lenguaje de señas da voz a quien no pueden

En el país se aceptó oficialmente la lengua de señas mexicana en 2005 y, desde ese año, la SEP empezó a promover programas para dar a los infantes con dificultades auditivas una educación de calidad, lo que implica la posibilidad de acceder al mismo conocimiento que un oyente.

Rocío Méndez Jueves 27 De Noviembre, 2014 · 10:15 am
El lenguaje de señas da voz a quien no pueden
Foto archivo

Los niños sordos no son mudos, no escuchan pero sí hablan con las manos, además de expresarse mediante un sistema que aprenden de familiares con la misma discapacidad o en una escuela especial que les permitiría avanzar a la secundaria, propone investigación de la UNAM.

En el país se aceptó oficialmente la lengua de señas mexicana en 2005 y, desde ese año, la SEP empezó a promover programas para dar a los infantes con dificultades auditivas una educación de calidad, lo que implica la posibilidad de acceder al mismo conocimiento que un oyente.

Con ese fin se ha impulsado un proceso para integrarlos a escuelas regulares vía un modelo bilingüe-bicultural en el que la enseñanza se ofrece a través de ademanes y se les instruye en el manejo del español.

En el contexto de esta nueva política se considera que, una vez terminada la primaria, un siguiente paso es cursar la secundaria. Sin embargo, “hay poca guía en cómo hacerlo. No se sabe qué tipo de adaptaciones requieren”, expuso Martina Hall, estudiante de posgrado de la UNAM.

Para saber qué dificultades enfrentan estos alumnos, y como parte de su tesis de doctorado en Lingüística (La integración de alumnos sordos en una secundaria regular bajo el modelo bilingüe-bicultural), la universitaria analiza un proyecto en el que participan dos instituciones educativas del DF.

Su enfoque, más que pedagógico (la manera en que enseñan), “es por las lenguas”. A Hall le interesa saber qué funciones tienen (tanto las señas como el español) en el colegio y qué problemas de comunicación se presentan.

En este proyecto participan dos escuelas: una de sordos a nivel primaria, con dos grupos, y una secundaria regular, en la que los alumnos (los que oyen y los que no) reciben la misma instrucción; sin embargo, en la mayoría de las clases no están juntos, sólo en algunos talleres. En ambas cuentan con maestros e intérpretes.

Conocer o describir a detalle las dificultades de integración ayudará “a establecer los papeles de los participantes para alcanzar una comunicación y una enseñanza exitosa”, concluye comunicado de la UNAM.