¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Abre la ENAH una especialidad en antropología forense

El antropólogo físico Arturo Talavera, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y coordinador de la especialidad en la ENAH, comentó que la impartición de justicia en México requiere la formación de nuevos cuadros en materia forense, por lo que el objetivo es profesionalizar tanto a las personas que ya están trabajando y que se han formado de manera un tanto empírica, como a gente nueva interesada en esta disciplina.

Redacción MVS Noticias Jueves 13 De Marzo, 2014 · 14:47 pm
Abre la ENAH una especialidad en antropología forense
Foto ENAH

La falta de profesionales para la recuperación e identificación de individuos víctimas de muerte violenta, ha llevado a la creación de la Especialidad en Antropología Forense, la primera en el país, que se impartirá en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) con un enfoque interdisciplinario para formar profesionales con los conocimientos, las metodologías, técnicas y habilidades que les permitan desempeñarse en el ámbito médico-legal.

El antropólogo físico Arturo Talavera, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y coordinador de la especialidad en la ENAH, comentó que la impartición de justicia en México requiere la formación de nuevos cuadros en materia forense, por lo que el objetivo es profesionalizar tanto a las personas que ya están trabajando y que se han formado de manera un tanto empírica, como a gente nueva interesada en esta disciplina.

“La formación de expertos que apliquen una metodología científica, de acuerdo con los protocolos internacionales, es un primer paso muy importante para abatir el rezago que padecemos en la cuestión forense”.

Talavera señaló que la especialidad es la primera que se abre en la ENAH. Se trata de un proyecto académico pionero que responde a las necesidades y problemáticas de la realidad actual.

El perfil de dicha rama abarca varias disciplinas antropológicas, como arqueología y antropología física forenses y antropología social o cultural. También se dará tafonomía, entomología, medicina y genética forenses, criminalística (el ambiente en el que se desenvolverá el egresado), sistema legal mexicano, osteología y anatomía humana I y II, y métodos de identificación, además de un seminario de tesis y tres materias optativas.

Su duración será de año y medio, tiempo en el que los alumnos podrán adquirir los conocimientos, la metodología y las técnicas necesarias para la recuperación e identificación de individuos.

“Actualmente hay graves fallas en los procesos de excavación, se insiste en utilizar palas mecánicas o trascabos, lo que destruye el contexto y contamina la información. Para que la recuperación sea óptima es necesario utilizar nuevas tecnologías, partir de la fotografía infrarroja y ultravioleta, recurrir a los “drones” —helicópteros o aviones no tripulados que toman fotografías aéreas de fosas—, emplear el Georradar (GPR) para el sondeo del subsuelo y realizar levantamientos topográficos con estación total, lo que ayuda a que el trabajo sea mucho más rápido y seguro”.

El objetivo es formar y consolidar investigadores profesionales en la antropología forense que cuenten con los conocimientos y metodologías necesarias para realizar la individualización e identificación humanas en el contexto médico-legal; establecer tiempo, causa y circunstancias de la muerte, y de este modo, coadyuvar con otras ciencias forenses dentro del sistema legal y judicial mexicano en la búsqueda de la verdad científica en los hechos criminales.

El antropólogo físico explicó que fueron seleccionados reconocidos expertos para formar la planta docente, como el doctor Felipe Takajashi Medina, director del Instituto de Ciencias Forenses, quien dará la materia de Medicina forense; también participará el entomólogo Santiago Vergara, investigador de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Querétaro y quien ha realizado numerosas investigaciones con cadáveres.

Asimismo, estarán la maestra Albertina Ortega Palma, coautora de la especialidad y coordinadora del Laboratorio de Osteología de la Licenciatura en Antropología Física de la ENAH; un criminalista y un antropólogo social de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), así como la licenciada Martha Patricia Valadez Sanabria, ministerio público que lleva el caso Rosendo Radilla Pacheco, quien impartirá la materia Sistema legal mexicano, entre otros.

La Especialidad en Antropología Forense será más práctica que teórica, pues se realizarán prácticas de excavación y estudios de laboratorio. “Muchos antropólogos físicos piensan que se van a enfrentar a puro hueso, hueso seco, pero no es así; en la práctica se encuentran con cadáveres putrefactos, quemados o mutilados, por lo que se necesita mucha entereza y un carácter bastante fuerte. Además, no todo llega a laboratorio, hay que recuperar los cuerpos en campo y para ello se requiere una metodología científica”.

Se aplicarán varios filtros para elegir a los alumnos, gente que esté dentro del ámbito de la impartición de justicia o trabajando en cuestiones relacionadas. Hay muchos peritos que ya están laborando en el contexto de la medicina legal, pero necesitan perfeccionar sus conocimientos y tener, sobre todo, una certificación, una cédula profesional que será emitida por la Secretaría de Educación Pública y en la que se reconozca su especialidad en antropología forense.

Del 17 al 28 de marzo, los interesados podrán ingresar al Sistema de Registro de Aspirantes en www.enah.edu.mx. En una segunda y tercera fases se les aplicará un par de exámenes sicométrico y sicológico, y se les hará una entrevista. El cupo será de 25 personas, y los cursos se realizarán en las tardes, de 17 a 21 horas, lunes, miércoles y jueves. Las clases comenzarán el 11 de agosto.

Arturo Talavera agregó que la especialidad es resultado de muchos años de trabajo y se deriva del Proyecto de Investigación Formativa Forense impartido en la ENAH en 1999, que fue la base de los diplomados en antropología forense, que se ofrecieron de 1999 a 2010.