'El problema no era con los de Hipólito, era con gendarmería': Videos de enfrentamiento

Es en la segunda grabación donde se ven al menos 30 vehículos de “El Americano”, entre ellas, varias camionetas de lujo, algunas aún rotuladas con los logos de la Fuerza Rural.

Escrito en NACIONAL el

Marco Antonio Duarte, corresponsal en Michoacán de Noticias MVS dio a conocer en la Primera Emisión una serie de videos del enfrentamiento en La Ruana entre el grupo de Hipólito Mora y Antonio Torres González, “El Americano” que dejó 11 muertos, entre ellos Manolo Mora, hijo de Hipólito el pasado 16 de diciembre.

En el primer video se observa cómo una treintena de hombres, en su mayoría jóvenes y adolescentes, parecen seguir un guión al posar para la cámara con risas y gritos, mostrando palos y resorteras que a simple vista parecen nuevas.

La toma es a las afueras de la tienda de abarrotes y vinos “Acuario’s”, en La Ruana, donde gracias a un paneo de 360 grados se logra observar cómo el grupo de “El Americano” prefiere mostrar las armas blancas que los rifles de asalto y pistolas escuadra que portan varios hombres detrás de la cámara.

Es en la segunda grabación donde se ven al menos 30 vehículos de “El Americano”, entre ellas, varias camionetas de lujo, algunas aún rotuladas con los logos de la Fuerza Rural, la figura policial que legalizó a los Grupos de Autodefensa el 10 de mayo. Ahí, afuera de la tienda, aparecen mujeres y niños, así como dos hombres que portan un rifle calibre 2.23 “AR-15” y otro 7.62 “Cuerno de Chivo.”

En el tercer se aprecia cómo los hombres de Luis Antonio Torres abordan las camionetas e iniciar su camino a la barricada, mientras por la frecuencia de radio “dos metros” se escucha una voz que incita a la violencia: “llévense tubos, palos, resorteras, de todo. Ya vamos pa´allá”.

Es hasta la cuarta videograbación donde aparecen los más de 30 vehículos en camino a la barricada de Hipolito Mora, con la voz de “El Americano” en la frecuencia de radio que indica: “Ya estoy hasta la verga, el problema no era con los de Hipólito, ni con esos, era con gendarmería, así que ahora que la aguanten, la neta; nos están dando la vuelta, así que la aguanten, a la verga. Vénganse todos pa´ acá”.

En el trayecto del convoy, continúa “El Americano” dando instrucciones previo al ataque: “El problema era con gendarmería. Ya Hipólito arrimó gente, órale pues, vamos a demostrarles lo que se puede hacer con costales y lo que se puede hacer con armas, a la verga”.

La penúltima grabación, continúa con aspectos del convoy de lujosas camionetas, patrullas de la Fuerza Rural y de vehículos de “El Americano” aproximándose a la barricada de Hipólito Mora ubicada en el rancho “Los Palmares”, sobre la avenida que une La Ruana con el entronque de la carretera Buenavista-Tepalcatepec.

Ya en el último video, los hombres de “El Americano” han arribado a la barricada de Hipólito Mora por el oriente e intentan ingresar por un costado, con rifles de asalto listos para disparar. Al no poder ingresar al rancho, los incondicionales de “El Americano” regresan a la carretera gritando palabras altisonantes aproximándose a menos de 10 metros de la barricada para atacar con piedras y palos.

Posteriormente, varios de sus compañeros se protegen detrás de las camionetas que lograron acercar a la barricada, donde los ánimos se exacerban cuando se suman a este grupo una camioneta tipo Silverado, otra Jeep Liberti con el número 27 de la Fuerza Rural, y una más Durango con logos de esta corporación, por lo que de inmediato se escuchan gritos “Jálenle, jálenle”, retando a los hombres de Hipólito Mora.

Los hombres de “El Americano” dividen sus objetivos y apuntan sus rifles tanto a la barricada como hacia el costado poniente de la carretera, donde a 50 metros ha llegado otro convoy, hasta ese momento, de un bando desconocido. De pronto se escuchan tres balazos, lo que desata el enfrentamiento.

Del grupo de “El Americano” se escuchan gritos “Tira las papas, tira las papas”, como orden para detonar granadas, hasta que de este mismo bando alguien trata de parar el fuego al reconocer que en el otro extremo de la carretera también se encuentran posibles hombres de “El Americano” y en medio del fuego cruzado pobladores inocentes.