Lesbianas feministas piden no ser ignoradas por gobiernos

Como forma de protesta, quemaron un cartel con los Principios de Yogyakarta, que definen cómo se aplica la legislación internacional de derechos humanos.

Escrito en NACIONAL el

Lesbianas Feministas protestaron afuera del Gobierno de la Ciudad de México, para exigir a las autoridades federales y locales que no las ignoren en la atención de sus demandas y necesidades, ya que ellas ni siquiera son consideradas en las estadísticas para la realización y ejecución de políticas públicas.

Durante más de hora y media permanecieron afuera del edificio de gobierno, reclamaron que son víctimas de agresiones y las autoridades incluso se niegan a recibir sus denuncias, no reciben atención médica adecuada e incluso se privilegia a los hombres trans por encima de ellas, denunció Joss Gámez, integrante y vocera de esta organización.

-Información relacionada: Marchas feministas violentas se dan porque México es violento con mujeres: expertas

Como forma de protesta las lesbianas feministas quemaron un cartel con los Principios de Yogyakarta, que definen cómo se aplica la legislación internacional de derechos humanos a las cuestiones de orientación sexual e identidad de género, por considerar que tienen una base machista por parte de la ONU y atenta contra las mujeres porque fueron inventados por un grupo de gente Queer y Trans que ignoraron que no son mujeres queriendo ser hombres.

Silvia, mamá de María Fernanda quien fue víctima de lesbicidio, tomó la palabra para denunciar que las autoridades no registran los asesinatos de mujeres lesbianas como crímenes motivados por la preferencia sexual.

Foto: Nora Bucio, reportera de MVS Noticias

Detalló la crueldad con la que estos asesinatos se cometen en contra de las mujeres, como las autoridades los ignoran y cómo además las familias son juzgadas socialmente.

Pidió a las lesbianas feministas que provenían de diferentes puntos del país, que exigieran justicia también para las víctimas de estos delitos.

Después de gritar consignas, manifestar sus necesidades y pedir una cita con la jefa de Gobierno, las activistas se retiraron sin que nadie las atendiera.