México pide fin a la violencia entre Israel y Palestina

México “se pronuncia contra toda medida que intente alterar el carácter y la composición demográfica de Jerusalén Oriental", precisó Juan Ramón de la Fuente.

México hace un llamado a los líderes políticos, religiosos y sociales de Palestina e Israel / Foto: EFE
Escrito en NACIONAL el

Ante la escalada del conflicto entre Israel y Palestina, el embajador Juan Ramón de la Fuente, al frente de la misión de México en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pidió ante el Consejo de Seguridad "alzar una voz unida para poner fin a la violencia de los últimos días y llamar a la protección urgente de la población civil, con respeto al derecho internacional humanitario y al diálogo entre las partes como única solución posible".

"México —remarcó De la Fuente, lamenta la muerte de civiles, no pocos de ellos menores de edad, como resultado de los enfrentamientos recientes. Rechazamos todo acto que ponga en riesgo la seguridad de la población civil sea de Palestina o Israel; los ataques indiscriminados incendiarias y las provocaciones no hacen más que alimentar la espiral de violencia", agregó.

*Información relacionada: Israel bombardea edificio en Gaza, sede de la agencia AP y Al Jazeera

“México hace un llamado a atender las causas históricas y subyacentes del conflicto y reitera su firme compromiso con una solución integra y definitiva bajo la premisa de los dos estados y que atienda las legítimas preocupaciones de seguridad de Israel y permita la consolidación de un estado palestino política y económicamente viable. Dos Estados que convivan en paz, con fronteras seguras e internacionalmente reconocidas que preserven el estatuto especial de Jerusalén de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones que sobre el tema ha adoptado la ONU", expresó De la Fuente durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Medio Oriente.

El embajador mexicano subrayó que "nada justifica la interrupción violenta de los servicios religiosos; los ataques a sinagogas, mezquitas o lugares de culto son deplorables bajo cualquier circunstancia. Reiteramos nuestra condena al uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes en la Franja de Gaza contra infraestructura civil y medios de comunicación y hacemos un llamado urgente a respetar el derecho internacional humanitario; condenamos enérgicamente los ataques con cohetes y objetos incendiarios lanzados por Hamas y otras organizaciones desde Gaza contra Israel", expresó el representante de México ante la ONU.

Al resaltar que es "preocupante el aumento de la tensión y la violencia intercomunitaria en varias localidades", De la Fuente remarcó que "México hace un llamado a los líderes políticos, religiosos y sociales, tanto israelíes como palestinos, a abstenerse de incitar a las comunidades a la violencia. Se requieren liderazgos que conduzca a la distensión".

Ademas, aclaró De la Fuente, México "se pronuncia contra toda medida que intente alterar el carácter y la composición demográfica de Jerusalén Oriental; su carácter especial debe respetarse de conformidad con las resoluciones de la ONU. Jerusalén debe ser espacio para la convivencia armónica de las tres religiones monoteístas, exhortamos a las autoridades israelíes proteger la libertad de culto, de asociación y movimiento de conformidad con la resolución respectiva tanto del llegan como del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".

"Si bien la responsabilidad directa para retomar el proceso de paz recae en las partes en conflicto, la comunidad internacional debe impulsar y facilitar dicho proceso; urge que el Consejo de Seguridad de la ONU actúe y se pronuncie lo antes posible de una manera inequivocada y equilibrada… Es lamentable que el Consejo de Seguridad no asuma su papel como uno de los principales garantes de la paz y la seguridad internacional", subrayó el doctor De la Fuente.

"Si bien es positivo el anuncio de la Corte Suprema de Israel de posponer la decisión sobre el desalojo de Sheij Jarrah conviene recordar que junto con el resto de los barrios de Jerusalén oriental, es parte del territorio palestino ocupado y como tal se rigen por el derecho internacional… La transferencia de población, el decomiso de propiedades, las demoliciones, los desalojos forzados y las actividades de expansión de los asentamientos constituyen violaciones del derecho internacional y de las resoluciones del ahorro incluida la resolución de la ONU, incluida la resolución 23/34 por ello es que son inadmisibles, insistió De la Fuente.