SCJN desecha controversia constitucional de Congreso de Tamaulipas

Congreso de la entidad buscaba frenar el desafuero del gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Escrito en NACIONAL el

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Luis González Alcántara Carrancá, desechó por notoria y manifiesta improcedencia, la controversia constitucional que promovió el Congreso de Tamaulipas contra el desafuero del gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

El togado aún no difunde el documento completo con la explicación jurídica de su fallo, el cual pude ser impugnado por el Congreso tamaulipeco ante una de las Salas de la Corte a través de un recurso de reclamación.

Información relacionada: Congreso de Tamaulipas frena el desafuero a Cabeza de Vaca

Asimismo, González Alcántara Carrancá ordenó archivar el expediente, una vez que cause estado.

"Se desecha de plano, por notoria y manifiesta improcedencia, la demanda presentada en vía de controversia constitucional por el Poder Legislativo de Tamaulipas. Sin perjuicio de lo anterior, se tiene al Poder Legislativo actor señalando domicilio para oír y recibir notificaciones, así como designando autorizado y delegados. Una vez que cause estado este auto, archívese el expediente como asunto concluido".

Cabe recordar que el pasado 11 de mayo, el ministro Alcántara Carrancá dio un plazo de 24 horas a los diputados Marta Patricia Palacios Corral y a Félix Fernando García Aguiar para que entregaran la documentación que los acreditará como presidentes de la Mesa Directiva del Poder Legislativo local.

Al respecto, refirió que los promoventes interpusieron el medio de control constitucional sin acompañar la documentación en copia certificada que los acredite con el carácter que ostentan y advirtió que, en caso de no cumplir con ese requisito, la controversia sería desechada.

En su escrito, el Congreso de Tamaulipas argumentó que el hecho de considerar que la aprobación de la declaratoria de procedencia lleva aparejado el retiro de la inmunidad del mandatario estatal, va más allá de la competencia legal y constitucional de la Cámara de Diputados.