Casa de las Américas muestra intercambio epistolar de Julio Cortázar

De acuerdo con información publicada en el portal de la Agencia Cubana de Noticias, la exhibición plasma la relación que el escritor argentino Julio Cortázar mantuvo con personalidades e instituciones de la nación caribeña

Escrito en ENTRETENIMIENTO el

Como parte de las actividades organizadas para recordar al autor de “Rayuela”, la Casa de las Américas de Cuba exhibe en su Galería Latinoamericana la exposición “Cortázar-Cuba. Cartas cruzadas”.

Incluye fotografías, fragmentos de sus obras escritas y grabaciones de conferencias, materiales mediante los cuales el público conocerá mejor al autor. Esta exhibición se enmarca en los festejos por el centenario de Cortázar, celebrado el año pasado.

Hijo de un diplomático argentino, Julio Florencio Cortázar nació en la embajada de Argentina en Bélgica el 26 de agosto de 1914. Llegó por primera vez a Buenos Aires a los cuatro años de edad para establecerse en el suburbio de Banfield.

Tras completar sus primeros estudios, continuó su formación en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, y en 1932 obtuvo el título de Maestro Normal.

Según información publicada en el sitio “escritores.org”, ese mismo año, en una librería de Buenos Aires, descubrió el libro “Opio”, de Jean Cocteau, cuya lectura cambió su visión de la literatura y le ayudó a descubrir el surrealismo.

En 1935 comenzó la carrera de Filosofía y Letras, dio clases y publicó estudios de crítica literaria. De esta época data su colección de sonetos “Presencia”, que publicó bajo el seudónimo de Julio Denis.

Por problemas políticos, en los años 40 tuvo que abandonar su profesión como maestro y comenzó a publicar artículos y relatos en diferentes revistas literarias.

Su primer cuento, “La casa tomada”, fue publicado en 1946 en un periódico literario llamado “Anales de Buenos Aires”, por iniciativa de su director responsable, Jorge Luis Borges.

El reconocido escritor argentino admitía que no conocía bien la obra de Cortázar, no obstante reconoció, según el sitio “www.los-poetas.com”, estar orgulloso de haber sido el primero en publicar una obra de él.

Después de adquirir en 1948 el título de traductor de inglés y de francés, en 1951, obtuvo una beca de estudio del gobierno galo por el término de 10 meses para capacitarse en París sobre el tema de la vinculación de las literaturas francesa e inglesa.

Ese mismo año surgió “Bestiario” y además se convirtió en traductor de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), trabajo en el cual se jubiló.

Su biografía publicada en “www.poemas-del-alma.com” indica que, influido por la revolución cubana, sintió la necesidad de tomar posición en temas políticos y, de esta forma, en 1963 participó en Cuba como jurado de un concurso literario a propuesta de la Casa de las Américas.

No obstante que siguió publicando, fue hasta 1963 cuando sacó a la luz su novela “Rayuela”, considerada por muchos su mejor trabajo literario y con la que alcanzó la fama.

La pieza narra la historia de “Horacio Oliveira”, en la que propone diversas formas de lectura, con múltiples finales, haciendo vivir una experiencia diferente al lector.

Después de su acercamiento con Cuba, Cortázar comenzó a apoyar a líderes políticos como Fidel Castro, Salvador Allende o Carlos Fonseca Amador. Su compromiso político quedaría plasmado en su “Libro de Manuel”, publicado en 1973.

En los años siguientes, ya como un escritor consagrado, publicó libros como “Pameos y meopas” (1971), los relatos de “Octaedro” (1974, “Queremos tanto a Glenda” (1980), “Un tal Lucas” (1979) y “Los autonautas de la cosmopista” (1983).

Su obra incluye publicaciones como “Los premios”, “62 modelo para armar”, “El examen”, “Historias de cronopios y de famas”, “Bestiario”, “Final del juego” y “Las armas secretas”. Julio Cortázar murió en París el 12 de febrero de 1984.