¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Yahoos

De la tinta de Héctor Zagal.

Héctor Zagal Domingo 29 De Noviembre, 2020 · 07:00 am
Yahoos
Los Yahoos son una raza de seres salvajes y desagradables que aparecen en una novela, nos cuenta el doctor Héctor Zagal / Foto: Archivo - Ilustrativa

¿Saben de dónde viene el nombre ‘Yahoo’? Así es como se le conoce a los seres humanos salvajes en la isla de los Houyhnhnms de “Los viajes de Gulliver”, la gran novela de Jonathan Swift.

Swift nació el 30 de noviembre de 1667 en Dublín, Irlanda. Su infancia fue dura, no gozó de abundancia económica ni de elogios en la escuela. Cuando mucho se le consideró un joven útil en el que podía confiarse. Sin embargo, Swift resultó ser uno de los críticos más importantes del siglo XVIII. Estuvo al tanto de las polémicas religiosas de Inglaterra y de la querella entre autores antiguos y modernos. Se ordenó sacerdote anglicano en 1694, puesto que le brindaba cierta autoridad moral y argumentativa respecto a las disputas de su tiempo. Contrario al espíritu ilustrado de la época, Swift se decantó por mostrar el lado obscuro del ser humano y la sociedad. Sus escritos no alaban la razón ni el desarrollo científico del que tanto se ufana la humanidad, sino que muestra a la sociedad corrupta, egoísta y verdaderamente torpe. La cuestión no es que el ser humano carezca de razón, sino que, pudiendo ser racional, elige no serlo.

Volvamos a los yahoo, esta raza de seres salvajes y desagradables que aparecen en la cuarta parte de “Los viajes de Gulliver”. Los houyhnhnms, opuestos a los yahoo, son caballos habladores totalmente racionales. Gulliver consigue emular la vida racional de estos caballos, pero estos terminan rechazándolo por considerar que es un peligro para su sociedad y lo expulsan. Su interacción con otros seres humanos cambia para siempre, pues ya no puede sino ver en ellos a los la criatura atroz y viciosa que veían los caballos.

La novela de Swift es una sátira que muestra cómo las cuestiones del hombre son relativas. Sus adaptaciones cinematográficas no le han hecho justicia a su esencia de sátira, pues nos la han mostrado como una comedia o como una novela de fantasía sin más. En cada viaje, Gulliver se nos muestra como un gigante y como un enano, según se encuentre en la tierra de Liliput o en la de Brobdingnag. En la primera isla, Gulliver es tratado con honores por su utilidad para defender a los liliputienses de un pueblo enemigo, pero despreciado por no tener aspiraciones conquistadoras. En el segundo, Gulliver no es sino una mera curiosidad en un mundo de gigantes. Aunque se le construye una casa de acuerdo a sus proporciones, Gulliver es un juguete para los demás. Swift es claro: el ser humano no es grandioso ni insignificante, sino ambas. Tanto es un gigante como un enano, depende de quién lo rodee, depende del contexto. Para unos será sabio, para otros será un verdadero tonto.

La tercera parte de la novela es una crítica a los absurdos que puede llegar la ciencia en pos del desarrollo. Sin un objetivo práctico, la ciencia se vuelve una broma. Esta tercer parte también es una reflexión sobre la tradición y la modernidad. ¿Con quién nos quedamos? ¿Con los antiguos o con los modernos? Si el cambio es constante, ¿los modernos pasarán a ser los antiguos más adelante?

Gulliver se enfrenta a diferentes versiones del ser humano que no son excluyentes. El hombre es grande y pequeño, útil e inútil, antiguo y moderno, racional y no racional. Estos tiempos de polarización exigen que todas las partes en conflicto intenten ver desde el punto de vista del otro. La convivencia política nos llama a no caer en la trampa de que nuestro punto de vista es el único existente ni el único válido. Estamos llamados a dialogar, a explorar todas las perspectivas, a desconocernos y reconocernos.

Sapere aude! ¡Atrévete a saber!

@hzagal

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias