¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Votos, escaños y sobrerrepresentación

Más allá de si el criterio utilizado por el INE para evitar la sobrerrepresentación de un partido en Diputados es correcto o no, lo que se debe valorar en el fondo es la importancia del tema, escribe Arturo Espinosa.

Arturo Espinosa Silis Miércoles 24 De Marzo, 2021 · 07:00 am
Votos, escaños y sobrerrepresentación
Este seis de junio se realizarán en México las elecciones más grandes en la historia / Foto: Cuartoscuro

En México elegimos a nuestros representantes, es decir, legisladores, a través del voto directo y también del sistema de representación proporcional. El primero es sencillo, quien tiene más votos gana y accede al cargo, pero ¿qué pasa con aquellas opciones políticas que tuvieron muchos votos y no ganaron?, pues para eso existe la representación proporcional, ya que mediante este sistema se equilibran las fuerzas políticas en los órganos parlamentarios, de manera que un partido político tenga un porcentaje similar de integrantes en el órgano legislativo a la votación que obtuvo en las elecciones.

Dicho de otra forma, con la representación proporcional lo que se busca es traducir los votos obtenidos por cada partido político en escaños del legislativo, de manera que, si un partido obtuvo 35 por ciento de la votación para diputaciones, tenga un porcentaje de diputados y diputadas equivalente, lo más cercano posible al porcentaje de votación que obtuvo.

Dado que la fórmula matemática que se usa para convertir los votos en escaños en el sistema de representación proporcional no es pura, es decir, no busca que el porcentaje de votación sea exactamente igual al porcentaje de curules en la Cámara de Diputados, y a efecto de que la equivalencia sea lo más cercana posible, la Constitución federal prevé un margen de sobre y sub representación que es de +8 y –8, de manera que usando el mismo ejemplo del partido político que obtuvo una votación de 35 por ciento, una vez que se aplica la fórmula de representación proporcional para buscar guardar la equivalencia, ese mismo partido en todo caso podrá tener un máximo de 44 por ciento de escaños y un mínimo de 27 por ciento.

Ahora bien, en la práctica, aunque la autoridad electoral – INE – al momento de hacer la asignación de diputaciones de representación proporcional debe mantener los márgenes máximos de sobre y subrrepresentación, los cierto es que una vez que legisladores y legisladoras llegan al congreso las cosas se distorsionan, por lo que un partido político puede llegar a tener en realidad un porcentaje de curules en el legislativo que excede su votación en más de 15 puntos.

Esto es posible por dos cuestiones, la primera debido a los convenios de coalición en los cuales los partidos señalan que una candidatura determinada la elige un partido, pero en realidad el candidato o candidata es militante de otro partido integrante de la coalición, de manera que una vez que llega al congreso no se integra al grupo parlamentario del partido al que lo postuló, sino al del partido al que realmente pertenece. La segunda causa por la que se rompen los límites de sobre y subrrepresentación es por aquellos legisladores y legisladoras que libremente deciden cambiar de grupo parlamentario renunciando a su partido político de origen.

Respecto de la segunda causa poco se puede hacer, pues es parte de la libertad de la que gozan las y los parlamentarios de cambiar su filiación partidista, y la ley en México no restringe de ninguna forma el transfuguismo político, cosa que en otros países sí pasa.

Sobre la primera causa de distorsión de la sobre y subrrepresentación, el INE como cada elección ha tomado medidas para evitarlo, por ello emitió un acuerdo que entre otras cosas establece como criterio la afiliación efectiva, esto es, al momento de asignar los escaños de representación proporcional se tomará en cuenta respecto de las candidaturas de mayoría relativa el partido político al cual están afiliados las o los candidatos, de manera que no pueda haber una simulación en este sentido, para ello se tendrá como fecha de afiliación la que aparezca en el padrón de militantes de cada partido político al 21 de marzo de 2021.

Más allá de si el criterio utilizado por el INE para evitar la sobrerrepresentación de un partido en la Cámara de Diputados es correcto o no, lo que se debe valorar en el fondo es la importancia del tema, que es cuidar que la voluntad ciudadana expresada en las urnas se respete también en la integración de los órganos legislativos, de manera que una fuerza política no gane en la mesa lo que no ganó en las urnas.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias