enero 22, 2022
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Vive tu mentira

GM y otras empresas no invertirán aquí en el corto y mediano plazo si no existe un marco legal y estructural que apoye la producción de energía renovable.

Mina Magallón
Vive tu mentira
En abril de 2021, GM anunció que estaría invirtiendo más de mil millones de dólares en la Planta de Ramos Arizpe, Coahuila / EFE

GM de México tiene más de 85 años de operar en nuestro país y emplea a más de 21,000 personas de manera directa. Cuenta con instalaciones en Toluca, Estado de México; Silao, Guanajuato; Ramos Arizpe, Coahuila; San Luis Potosí, S.L.P., y oficinas corporativas en la Ciudad de México. GM fabrica los coches de las marcas Chevrolet, Buick, GMC y Cadillac.

En abril de 2021, GM anunció que estaría invirtiendo más de mil millones de dólares en la Planta de Ramos Arizpe, Coahuila en la expansión de la Planta de Ensamble y de Sistemas Globales de Transmisión Eléctrica con el objetivo de convertir la Planta en Ramos Arizpe en el quinto sitio de fabricación de GM Norteamérica para producir vehículos eléctricos. El cambio climático y las nuevas regulaciones han obligado a General Motors a fabricar vehículos eléctricos visualizando un futuro en donde, gracias a que los vehículos son eléctricos, habrá cero emisiones de carbono. GM anunció que planea alcanzar la neutralidad de carbono en sus productos y operaciones globales para el 2040. Asimismo, la compañía se comprometió con el llamado urgente a la acción, contemplado en el Pacto Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), campaña que se lanzó en septiembre de 2019 para movilizar a empresas a nivel global para corregir la situación climática en el mundo haciendo un llamado común para que las empresas se comprometan a limitar el aumento climático en el mundo. El Secretario General de las Naciones Unidas, António Manuel de Oliveira Guterres, declaró en 2019: “El sector privado puede y debe desempeñar un papel central en este esfuerzo avanzando en la cooperación internacional, participando en alianzas entre los sectores públicos y privados, para lograr desarrollo sostenible con las soluciones innovadoras para desafíos compartidos y haciendo negocios de forma responsable”.

  • Foto Pixabay

El 10 de noviembre de 2021, el embajador de EE.UU. en México, Ken Salazar, reconoció que las empresas de energía renovable que han invertido fuertemente en México están preocupadas por la propuesta del presidente AMLO. Igualmente anunció la semana pasada que el gobierno de los Estados Unidos tiene “serias preocupaciones” sobre el plan para el sector energético.

Ken Salazar es un político demócrata estadounidense, quien fue miembro del gabinete del presidente Barack Obama entre 2009 y 2013, encargado de manejar los recursos naturales y fue senador por el Estado de Colorado entre 2005 y 2009 siendo, junto al republicano Mel Martínez, uno de los primeros senadores hispanos desde 1977. Anterior a su elección como senador, Salazar fue el Fiscal General del Estado de Colorado.

  • Foto: Cuartoscuro

Este pasado 13 de noviembre, tras prolongados días de negociaciones en la Cumbre sobre el Cambio Climático, organizada por la ONU, los casi 200 países reunidos en Glasgow (Escocia) adoptaron un documento final que, según el mismo Secretario General Guterres “Es un paso importante pero no es suficiente”. La secretaria de Medio Ambiente, María Luisa Albores, acudió a la Cumbre representando a México, pero llegó y se fue con las manos vacías, sin ni siquiera tratar de investigar la posibilidad de presentar algún compromiso de reducción de emisiones de carbono. Al mismo tiempo que la ONU trabajaba arduamente negociando con los países reunidos para la reducción de la emisión de carbono globalmente, López Obrador, proclamaba a los cuatro vientos el beneficio para el pueblo que su reforma energética traerá a los mexicanos sin importarle que se incrementará las emisiones de carbono. Para AMLO no existe en su agenda la importancia de detener el cambio climático o poner en jaque la inversión extranjera.

  • Foto: EFE

Para el colmo de males, el 19 de noviembre del presente, Francisco Garza, el director ejecutivo de la General Motors en México, anunció que, a menos que el gobierno federal apoye las energías renovables, General Motors no solo no invertirá en México, pero no invertirá los miles y miles de millones de pesos que tenía planeado invertir en la planta en Ramos Arispe, Coahuila para la construcción de coches eléctricos. Francisco Garza dijo que GM y otras empresas no invertirán aquí en el corto y mediano plazo si no existe un marco legal y estructural que apoye la producción de energía renovable. A gritos y sombrerazos el mundo está pidiéndole a México el desarrollo de energía renovable, pero AMLO cree que plantando sus arbolitos se resolverá el cambio climático.

  • Foto: Cuartoscuro

Y para rematar, este 2 de diciembre la Secretaría de Economía Tatiana Clouthier amenazó en tomar represalias si el Senado de los Estados Unidos aprobaba la iniciativa por la cual se darán incentivos a la producción de autos eléctricos. Esta amenaza a nuestro poderoso vecino del norte demuestra una vez más que México se quedara estancado, sin si quiera poder imaginar lo que es tener un coche que no contamine,  y seguiremos viviendo en un México bajo los estragos del cambio climático provocando  la escasez de agua, los incendios forestales, las inundaciones, la pobreza alimentaria, la pérdida de biodiversidad, etc. afectando a la población más pobre quienes sufren a diario los efectos de vivir en un México contaminado pero eso si gritando en el zócalo ¡Viva México!

Correo:  mgmagallon@aol.com

Twitter:  @MinaMagallon

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias