¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Una joya de carta (obligatoria para cualquier papá)

De la tinta de Gaby Vargas

Gaby Vargas Lunes 17 De Junio, 2019 · 07:47 am
Una joya de carta (obligatoria para cualquier papá)
Un día llegó a mis manos esta carta que es nada menos que del General Álvaro Obregón a su hijo Humberto, al cumplir veintiún años, días antes de ser asesinado en “La Bombilla”

Los padres de hoy nos esmeramos en pavimentarles el camino a nuestros hijos con el fin de que sean más felices. ¡Oh error! Si bien ésta carta ya la publiqué alguna vez hace muchos años, la considero una joya que bien vale la pena volver a leer.

Un día llegó a mis manos esta carta que es nada menos que del General Álvaro Obregón a su hijo Humberto, al cumplir veintiún años, días antes de ser asesinado en “La Bombilla” el 17 de Julio de 1928. Gracias a su nieta Margarita es que ahora puede llegar a las tuyas.

Muy querido hijo:

“ …Lo primero que necesitan los hombres para orientar sus actividades en la vida y para protegerse y defenderse de las circunstancias que le son adversas y que por causas ajenas a su voluntad convergen sobre su personalidad, es clasificarse.  Clasificarse ha sido uno de los problemas cuyo alcance son muy pocos los que saben comprender; tú debes por lo tanto, empezar por hacerlo y voy a auxiliarte con mi experiencia.

Tú perteneces a ésa familia de ineptos, que la integran con muy raras excepciones, los hijos de las personas que han alcanzado posiciones más o menos elevadas, que se acostumbran desde su niñez a recibir toda clase de agasajos, teniendo muchas cosas que los demás niños no tienen y van por esto perdiendo así mismo, la noción de las grandes verdades de la vida y penetrando en un mundo que lo ofrece todo sin exigir nada; creándoles además, una impresión de superioridad que llegan a creer que sus propias condiciones, son las que los hacen acreedores de ésa posición privilegiada.

Los que nacen y crecen bajo el amparo de posiciones elevadas, están condenados por una ley fatal a mirar siempre para abajo, porque sienten que todo lo que los rodea está más abajo del sitio en que a ellos, los han colocado los azares del destino y cualquier objetivo que elijan como una idealidad de sus actividades, tiene que ser inferior al plano en que ellos se encuentran; en cambio, los que descienden de las clases humildes y se desarrollan en el ambiente de modestia máxima, están destinados felizmente a mirar siempre para arriba, porque todo el panorama que les rodea es superior al medio en que ellos actúan, lo mismo en el panorama de sus ojos que en el panorama de su espíritu y todos los objetivos de su idealidad, tienen que buscarlos sobre planos siempre ascendentes; y en ése constante esfuerzo por liberarse de la posición desventajosa en que las contingencias de la vida los han colocado, fortalece su carácter y apuran su ingenio, logrando en muchos casos, adquirir una preparación que les permite seguir una trayectoria siempre ascendente.

El ingenio que no es una ciencia y que no se puede aprender por lo tanto en un centro de educación, significa el mejor aliado en las luchas por la vida y sólo pueden adquirirlo los que han sido forzados por su propio destino, a encontrarlo en el constante esfuerzo de sus propias facultades.

El ingenio no es patrimonio de los niños o jóvenes que no han realizado ningún esfuerzo por adquirir lo que se necesita.  El valor de las cosas, lo determina el esfuerzo que se realiza para adquirirlas y cuando todo puede obtenerse sin realizar ninguno, se pierde la noción de lo que el esfuerzo vale, se ignora el importante papel que éste desempeña en la resolución de los problemas de la vida y el tiempo que nos sobra, nos aleja de la virtud y nos acerca al vicio; y éste es el otro factor negativo para los que nacen al amparo de posiciones ventajosas”

En fin, que lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos, es no allanarles el camino para provocar que su propio ingenio despierte.

¡Feliz día del padre!