enero 26, 2022
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Un Houdini para abrir candados!!

Sin temor y con fe podemos alcanzar un México mejor, con la simple idea de abrir los expedientes de todos los juzgados y exponerlos a la fuerza de la luz del sol.

Mina Magallón
Un Houdini para abrir candados!!
Foto: Ilustrativa

En las dos notas anteriores hablamos sobre la gran diferencia entre la Ley de los Rayos Solares del Estado de Florida en EU y la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública que tiene tantos candados y excepciones que podemos afirmar que la transparencia del destino de los recursos o fondos públicos y el ejercicio de los actos de autoridad en México “no existe”.

Para reflexionar y saber que fácil sería afirmar que la transparencia en el Poder Judicial sí debe existir, estaremos ahora comentando cómo fue que la Ley de los Rayos Solares del Estado de Florida obtuvo dimensiones constitucionales para que nosotros en México entendamos qué fácil sería que existiera la transparencia en los juzgados.

Después de muchos años de constantes litigios sobre la legalidad y la interpretación de la Ley de los Rayos Solares del Estado de Florida, en 1962 llega a la Suprema Corte de Justicia de la Nación el amparo conocido como Baker v. Carr, el cual resuelve que la Ley de los Rayos Solares del Estado de Florida es constitucional y por ende forzosa su aplicación.  Esta resolución desencadenó infinidad de cambios en todas las entidades gubernamentales de todo EU.  Uno de estos cambios fue que se establecieron nuevas reglas para que los distritos electorales estuvieran abiertos al público, inaugurándose una nueva época que abre las puertas a nuevas generaciones de legisladores, quienes logran hacer una realidad el derecho constitucional de que todas las reuniones de una entidad gubernamental fueren públicas, y de esa manera cumplir con la resolución de la Suprema Corte que obliga al gobierno, sea federal o estatal, a cumplir con la Ley de los Rayos Solares.

Vemos que la Ley de los Rayos Solares obtuvo dimensiones constitucionales y que es una de las leyes que tiene más brillo hoy en todo EU.  Todo acto oficial en donde se discute cualquier asunto, por ley, debe de ser discutido públicamente, al igual que los rayos solares hacen que la ropa percudida se blanquee.  De allí viene el nombre de la ley que hace que todo lo que estaba escondido, guardado en un cajón secreto, se blanquee, sacando y buscando que los rayos del sol purifiquen, limpien, y blanqueen todos y cada uno de los documentos de los gobiernos, sean federal, estatal o municipal.

Igual que en la rama ejecutiva y legislativa, la rama judicial también está abierta a todo el público, sin reservas, limitaciones o excepciones.  La Ley de los Rayos Solares se aplica para que todos los expedientes, en todos los juzgados, en todas las instancias, sean estos juzgados federales o estatales, asuntos civiles, penales, familiares, administrativos, etc. estén abiertos al público.  Todos los expedientes, en todos los juzgados, en toda la Unión Americana son públicos.  El que los juzgados en México informen que solo las partes en un litigio pueden revisar el expediente no tiene base legal alguna.

En EU el acceso abierto para todo el público, a todos los expedientes de todos los tribunales, se basa en la herencia del derecho inglés de 1215 cuando se firma la Carta Magna en Inglaterra, estipulándose el derecho a tener todos los “tribunales abiertos.”  Durante siglos, el tener todos los expedientes de los juzgados abiertos al público, ha sido una manera de controlar el abuso, tanto del poder político como del poder judicial, ya que se tiene la convicción arraigada y profunda de que los procedimientos judiciales encubiertos en secreto fomentan la desconfianza en el público y, traen como consecuencia directa, el posible abuso del poder.

Queridos lectores, creemos fielmente que este primer paso -de transparencia en el Poder Judicial- fácilmente se puede dar en México para empezar a combatir la corrupción.  Imagínense ustedes que cualquier persona pueda llegar a pedir el expediente completo de un litigio, por ejemplo el expediente de divorcio donde el padre de un menor alega que no existe jurisdicción en el juzgado de la Ciudad de México para resolver el asunto donde la madre reclama alimentos, pues según el padre, vivían en el Estado de México; o imagínense tener el derecho a pedir y revisar el expediente completo que contiene todas las pruebas que presentó el Ministerio Público en contra de alguna  famosa persona.  Y para que sigan saboreando lo que sería tener un sueño como John Lennon, de “imaginar” el que no se tenga ni siquiera que ir a pedir ningún expediente a los juzgados, sino que, simplemente abriendo su computadora en la comodidad de su casa, inscribiéndose a un servicio que publica los expedientes de todos los juzgados, por una cómoda mensualidad, se puedan revisar todos y cada uno de las resoluciones de los jueces, de todos los juzgados, del fuero común y del fuero federal de toda la República Mexicana.

Los invito a imaginar que, mediante la Transparencia de los Juzgados, podremos combatir la corrupción. Sin temor y con fe podemos alcanzar un México mejor, con la simple idea de abrir los expedientes de todos los juzgados y exponerlos a la fuerza de la luz del sol, que es gratuita y nunca dejar de llegarnos, no hay poder humano que pueda suspender los rayos solares.

Correo: mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias