¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Trasíbulo en el siglo XXI

De la tinta de Enrique Rodríguez

Enrique Rodríguez Jueves 19 De Diciembre, 2019 · 09:03 am
Trasíbulo en el siglo XXI
Andrés Manuel López Obrador y funcionarios de su gabinete / Foto Especial

La amnistía es una figura que extingue la responsabilidad penal y las sanciones, bajo ciertas condiciones o razonamientos. Su primer antecedente histórico data del año 403 a.c., cuando el general Trasíbulo, en plena invasión persa determinó que debía conjuntar a todos los hombres disponibles para luchar por Grecia y al retomar el control de Atenas ordenó otorgar el perdón a los llamados “30 tiranos” acusados de alzarse en una rebelión interna. En la Roma Imperial se le conoció como la “general abolitio”. En la Europa medieval, el perdón de las conductas punibles era atribución exclusiva del monarca, posteriormente del jefe de Estado.

La escuela positivista italiana de la doctrina penal se manifestó contra la amnistía por considerar que violentaba el principio de igualdad y favorecía las inclinaciones criminales de los amnistiados. Pensadores como Montesquieu la defendieron al expresar que era un principio de prudencia política para aminorar resentimientos en las luchas sociales.

Las condiciones para hacer una valoración de la realidad mexicana del siglo XXI pueden ser vistas como una medida humanitaria. No podemos ignorar que de cada 100 delitos cometidos en nuestro país, sólo se castigan 2, es decir tenemos una impunidad del 98% con una violencia incontrolable que rebasa la capacidad del Estado y sus instituciones de seguridad, procuración e impartición de justicia en el contexto de una reforma penal inoperante que no dio, ni dará los resultados esperados.

Los ciudadanos no quieren saber de técnica, cifras, tendencias o fueros; el justo reclamo es que las decisiones de los legisladores y el Gobierno Federal aminoren nuestra extrema vulnerabilidad ante la delincuencia. Es un grave problema que requiere soluciones integrales que trasciendan a las coyunturas políticas que buscan el aplauso fácil.

La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero anunció que serán cerca de 6,200 personas privadas de su libertad las que resultarían beneficiadas por la Ley de Amnistía aprobada en San Lázaro que pidió al Senado aceptar sin modificaciones.

Existe una comisión creada para la revisión de los casos concretos y la determinación de un juez federal para resolver cada solicitud.

Ciertamente la ley atenderá injusticias del sistema; dará a mujeres criminalizadas por abortar, personas indígenas que no tuvieron una debida defensa, presos por ideología y procesados por delitos contra la salud en situación de vulnerabilidad con sentencia firme la posibilidad de la libertad y por eso es positiva, pero insuficiente y contradictoria en un país en el que la reinserción social es inexistente.

EDICTOS

Nuestro hacinado sistema penitenciario es una vergüenza que permite a criminales seguir delinquiendo tras las rejas. El gobierno de AMLO se ocupa de la amnistía ¿y quién lo hace de las víctimas de los criminales que se sabe donde operan y regocijan de la guardia baja de las autoridades para combatirlos en aras de una ilusa pacificación?

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias