¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

#SoyFeliz #SoyFamoso

De la tinta de Héctor Zagal

Héctor Zagal Domingo 21 De Mayo, 2017 · 09:00 am
#SoyFeliz #SoyFamoso
Foto: Héctor Zagal

El otro día estaba con unos amigos y me di cuenta que ya conocíamos nuestra calificación en Uber. Competimos. Mi amigo tenía 4.77 estrellas y yo 4.83. Mi primer sentimiento fue de satisfacción. Yo era mejor pasajero. Pero me quedé pensando y caí en la cuenta de que cada vez estamos más cerca de aquella distopía presentada en el capítulo de Black Mirror: caída en picada. ¿La han visto? ¿Y qué si de nuestras estrellas dependiera más que un servicio, por ejemplo, conseguir empleo? Imaginen que en la entrevista de trabajo se fijaran en el número de estrellas de tus redes sociales y no en tu currículum.

Es momento de reflexionar sobre el peso que estamos dando a las redes sociales. Yo mismo dependo de la popularidad en medios. En principio, esto no representa un problema, pero es muy fácil vivir volcado hacia los demás. Hacer depender nuestra felicidad del número de likes que recibimos es muy peligroso.

Sin embargo, esto peligro no es algo nuevo. Aristóteles ya se había preguntado si la fama daba la felicidad. La respuesta la encontró en un sencillo ‘no’. La felicidad debería depender de nosotros, no de algo externo y, si hay algo que no depende de nosotros, es la fama, la opinión de los demás.

Por ellos, los medievales distinguían dos tipos de fama. La primera, “la fama por la fama”, es el simple buscar que hablen de ti. Trump es el cliente número uno de este tipo de fama y yo, con este artículo, la estoy propiciando. Ya saben lo que dicen: “mala publicidad, no deja de ser publicidad”.

El segundo tipo de fama consiste en realizar acciones dignas de ser admiradas. Esta “fama heroica” sí depende de nosotros, pero se consigue sin buscarla propiamente. Lo que se busca es actuar de una manera noble y buena, independientemente de la repercusión que tenga en la opinión pública.

Las redes sociales nos encarrilan justamente a lo contrario de la fama heroica. No nos importa la acción en sí misma, sino documentarla para subirla y presumirla luego en las redes. Por ello somos tan estridentes en internet.

Queremos llamar la atención: #hashtags y trending topics son ejemplos de ello. Una vez más queridos millennials, temo decirles que están cavando su propia tumba, y yo, les estoy ayudando.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias