¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

¡Soy la noticia!

De loa tinta de Sergio Almazán

Sergio Almazán Sábado 2 De Noviembre, 2019 · 11:10 am
¡Soy la noticia!
Conferencia matutina de AMLO

En el argot periodístico en México existe el término de la flota, que se refiere a ese grupo de reporteros que cubren fuentes de información para los medios. Ellos son uno de los sectores más vulnerables en la estructura de las empresas, constantemente se violan sus derechos laborales, sus condiciones de trabajo son precarias y su inestable condición los lleva a aceptar horarios y pagos reducidos. Son la flota, los que hacen posible los contenidos de los medios informativos, los que cubren fuentes y son objeto de agresiones, riesgos y despidos injustificados.

La otra cara, es la complicidad de exposición. Un reportero de la llamada flota acepta estas condiciones laborales en su ejercicio profesional, por la fascinación de proyección que le ofrece el medio y hoy día se suman, la notoriedad en las redes sociales que los ha llevado a ser “la noticia!”. Aunque los antiguos manuales del periodismo se decía que el suceso es el personaje y no la persona, hoy día no es así, el reportero -quizá como una manera compensación al precario estado laboral- es el personaje de la noticia. Sirva de ejemplo, lo que ocurrió con los “cuestionamientos” de un reportero que de juez pasó a víctima en la famosa mañanera del presidente.

Un reportero que se erige como noticia, un gremio que se ofende, un presidente que se encona y el resultado: ¡el reportero de la flota, es la noticia! Y entonces, aquello que era el sentido del acontecimiento, de lo narrable de la famosa agenda setting norteamericana del Nuevo Periodismo ya se dejó al lado: es decir aquello que era de interés colectivo en la información, ahora la nueva agenda informativa lo traza y define el reportero que se emerge como la noticia.

Ni un reportero puede y debe de ser el objeto del a noticia, ni un presidente desde su ventaja que le confiere la autoridad debe jugar al papel de derecho de réplica. Ambos quedan mal parado en la prensa. Distrae el objeto de la noticia que es el acontecimiento que afecta al común.

Nada más perverso que un reportero queriendo ser la agenda, emulando la victimización del oficio. No nos equivoquemos, en el trabajo periodístico no requerimos de héroes sino de informantes. No se construye desde el encono sino desde el análisis, la investigación, la crítica y la información.

Estamos en épocas del imperio de lo efímero. Por ello, la noticia es ahora un hashtag que genera seguidores, respuestas y enconos con resultados inmediatos, espuma en las redes, pero así mismo se diluye, se esfuma en los siguientes tuits- El periodismo se decía, se construye con la trascendencia, pero hoy por la inmediatez. Como dice el periodista Diego Salazar en su libro “No hemos entendido nada”: el periodismo parece haber perdido su sentido. Ya no se verifican informaciones, los reporteros quieren más exposición que investigación, las opiniones personales se sobreponen a las críticas y reflexiones del orden común y colectivo…” Quizá es momento de volver al centro del periodismo. Donde nunca tuvimos que abandonarlo.

Abramos la discusión: @salmazan71