¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Sospechas del sospechoso

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 18 De Julio, 2020 · 07:00 am
Sospechas del sospechoso
Emilio Lozoya, ex director general de Pemex, en su traslado al Reclusorio - Reuters

Tras una larga e inquietante espera, la semana pasada fue liberada la petición de extradición del exdirector de Pemex en tiempos priistas de Peña Nieto: Emilio Lozoya, quién en la madrugada del viernes arribó a tierras mexicanas. A partir de su aterrizaje comenzarían las sospechas del sospechoso exservidor público: el estado de salud, el traslado del Reclusorio Norte a un hospital privado.

Algunos medios han trascendido informes donde advierten que nunca pisó el recinto carcelario y así lo hizo saber en un tuit el reportero Arturo Ángel: “Lozoya fue trasladado del Aeropuerto al hospital”, situación que no pudo desmentir ni confirmar el secretario de Seguridad Ciudadana Alfonso Durazo, situación que no abona al combate de corrupción y transparencia en el procedimiento.

Esta extradición traza la acción definitiva para llevar a cabo lo que el propio presidente ha promovido y prometido: legalidad, fin a la impunidad y justicia ante actos de corrupción que tantos males ha generado en el desarrollo social del país. De ahí que resulta primordial cuidar todo el proceso jurídico, ministerial y de impartición de justicia, sin dejar nada a la sospecha. Es la enorme oportunidad del gobierno y la secretaría de seguridad ciudadana para cumplir con su objetivo presidencial, mostrando el músculo de justicia, de transparencia que precisamos para construir un estado de derecho que camina hacia un país mucho más equitativo y justo.

Estamos ante un momento crucial para nuestro cambio en el sistema de impartición de justicia ante uno de los actos de corrupción en América y España como es el caso Odebrecht y Agronitrogenados mas dañinos al erario público que, supone una red de complicidades, abusos del poder por parte de un funcionario, diversos miembros del gabinete del sexenio pasado y del consejo de administración de la paraestatal en la que Lozoya era su director.

La transparencia y pulcritud en el debido proceso del caso Lozoya son indispensable para hacer justicia al Estado Mexicano y al propio pueblo, a la figura del servicio público y sentaría las bases de una política ejemplar aplicada en nuestro país. Es por ello, que las autoridades deben cuidar minuciosa y apegados a la ley cada uno de los pasos, procedimientos legales, jurídicos, ministeriales y apegados a los derechos humanos para que no sea un caso más de error e injustica de comprobarse culpable de los cargos delictivos que se le imputan a Emilio Lozoya.

México precisa de actos de justicia que castiguen el abuso y corrupción de alcances internacionales donde otros países han conseguido aplicar la justicia a los responsables. Lozoya es la pieza angular, su testimonio, revelaciones –incluyendo los videos que dijo tener– cambiarían el rumbo de la justicia nacional. Marcarían en el presente sexenio un ejemplo de la palabra y la acción. Es la gran oportunidad política y justa que los mexicanos necesitamos para caminar al otro lado de una práctica arraigada en toda la cultura nacional: la corrupción e inequidad.

Los ciudadanos mexicanos estamos ávidos de una verdadera transformación del servicio y el servidor público, de la política y los políticos apegados a derecho, transparencia, legalidad y, sobre todo, evitar dudas en el proceso que pudieran despertar sospechas. Necesitamos escuchar al señor Lozoya, sus revelaciones son trascendentes en la justicia tan fundamental para nuestro país. Esperemos no perdernos esta oportunidad por una falla en el proceso.

Abramos la discusión

@salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias