¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Ser pobre en México

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 3 De Agosto, 2019 · 09:44 am
Ser pobre en México
México está en la crisis social más compleja de su historia porque su pobreza no se traduce en falta de recursos sino de garantías sociales: Sergio Almazán / Foto: Ilustrativa

Frente al raquítico crecimiento que presentamos, está el aumento de la pobreza en nuestro país, que no sólo se trata de tener ingresos para consumir sino de contar con oportunidades para romper el círculo de miseria al que parece estar condenada la sociedad marginada.

En nuestro país cerca de 13 millones de mexicanos viven con $28 pesos al día. Es decir, con dólar y medio que no alcanza ni siquiera para cubrir la canasta alimentaria que según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) que fue de casi 36 pesos en el 2018. Más alarmante, 18 de los pesos proviene de la mendicidad, sólo 10 pesos provienen de donaciones o transferencias de los programas sociales del Estado.

De las grandes preocupaciones que el Estado enfrenta en estos tiempos es lo caro que ha resultado el proyecto de desarrollo social y alimentario en México en los últimos sexenios donde se ha producido el mayor desvío de recursos y financiamiento que tiene por un lado sumido en una miseria insultante y extrema a millones de mexicanos frente a cuentas engrosadas en bancos internacionales de exfuncionarios públicos que se enriquecieron ilícitamente con los pobres. Más los programas de financiamiento y créditos “el banco de los pobres” que exprimen a este sector dejándolos prácticamente sin recursos.

La población mexicana vive en promedio con 12 mil 500 pesos mensuales producto de su trabajo, sólo un 13% perciben ingresos por arrendamiento y un 9% de los mexicanos que perciben un ingreso, es por pensiones o jubilaciones.

La pobreza en México esta clasificada –según los estándares de la OCDE– de extrema, media y moderada, traducida en nuestro país en 28 pesos diarios, 103  y 207 pesos al día. Y a estos grupos suman cerca de la 39.4% de la población con ingresos, que cubren sus necesidades básicas. El 22.8% de los mexicanos viven en los niveles medio promedio de calidad de vida, con ingresos de más de 650 pesos promedio diarios.

Los extremos son alarmantes, pero en la actualidad la media es preocupante para los mercados, las empresas y los servicios porque implica que en México la economía está en recesión. No hay gasto, ya que según el Coneval, el 35% del ingreso de la llamada clase media se va en alimentos y transporte. Para los más pobres la mitad de su ingreso es para alimento, solamente el 5.8% se ocupa para educación. En la población menos favorecida, la escolaridad es la elemental –hasta primeros años de secundaria–. Esto quiere decir, la pobreza en México será una condena de por vida.

Las nuevas estrategias y políticas de Estado de austeridad gubernamental y fortalecimiento de los programas sociales no son en corto ni mediano plazo la transformación o disminución de la brecha económica y social de los mexicanos. No implica con crear más fondos de apoyo a la pobreza, el tema es más complejo: sistema educativo con cobertura nacional real y de calidad; sistema de salud integral con atención preventiva, cobertura y disminución de tasa de natalidad en temprana edad y de muerte prematura.

Ser pobre en estos tiempos para los jóvenes hombres, implica vivir en la frontera de la informalidad y los empleos de servicios como repartidor de comida a domicilio, sistemas de cobro por teléfono o delincuencia organizada. En el caso de las mujeres se reduce a trabajo doméstico, maquila o la prostitución involuntaria.

Estamos ante un tiempo donde el sistema económico, de desarrollo, urbanización global y consumo nos advierte una selva de autodestrucción de la calidad de vida y las oportunidades. México está en la crisis social más compleja de su historia porque su pobreza no se traduce en falta de recursos sino de garantías sociales para el desarrollo. Junto a la inseguridad, la corrupción, la violencia, está la marginalidad, la falta de sistemas educativos y oportunidades mínimas para niños, jóvenes y adultos al desarrollo. Ser pobre en México es más que ingresos, es oportunidades.

Abramos la discusión: @salmazan71