¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Round 6 por la dirigencia de Morena

De la tinta de Arturo Espinosa Silis

Arturo Espinosa Silis Miércoles 2 De Septiembre, 2020 · 10:12 am
Round 6 por la dirigencia de Morena
La batalla política que se ha dado entre las y los diferentes aspirantes a la dirigencia de Morena / Especial

Tras casi un año de batallas por encabezar Morena a nivel nacional, el proceso para elegir una nueva dirigencia se parece más a una pelea de box de 12 rounds que a un proceso democrático para que la militancia y los órganos electivos del partido que, en los hechos tomará las principales decisiones en el país los próximos años, renueve sus cúpulas.

La batalla política que se ha dado entre las y los diferentes aspirantes a la dirigencia de Morena, ha transitado a lo legal y jurisdiccional en temas como: el mecanismo a través del cual se elegirá a la nueva dirigencia nacional; la posibilidad de reelección de algunos dirigentes; el padrón de militantes a utilizar, y los tiempos para llevar a cabo el proceso de renovación. Diferentes militantes y actores del partido han solicitado la intervención de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para resolver las controversias que han surgido en este proceso.

Lo primero que se disputó fue el mecanismo mediante el cual se elegiría a la nueva dirigencia, hacerlo vía una encuesta era el método que parecía generar más consenso. En esa primera querella, la Sala Superior determinó que, aunque la encuesta no era un método de elección previsto en los estatutos del partido, en atención a la libertad de autoorganización y autodeterminación del partido, era posible optar por ésta para elegir a la dirigencia nacional (SUP-JDC-1237/2019).

Del mismo modo, se impugnó la decisión sobre la posibilidad de reelección de quienes han ocupado cargos directivos en el partido. Ante este cuestionamiento, la Sala Superior consideró que los miembros de la dirigencia que resultaran electos tendrían derecho a ser postulados de manera sucesiva hasta por dos ocasiones consecutivas, excluyendo de tal supuesto a los integrantes elegidos en los procesos de renovación llevados a cabo en 2012 y 2015 (SUP-JDC-1236/2019).

Una tercera disputa surgió respecto al padrón de militantes que debía utilizarse para el proceso de renovación de la dirigencia (SUP-JDC-1573/2019). Éste ha sido uno de los temas que mayor controversia generó, al final, el propio partido debe decidir qué padrón va a utilizar.

Dado que el proceso se ha alargado más de lo previsto, fue necesario designar una dirigencia interina, pues el periodo de gestión de la dirigencia anterior había concluido. A esta dirigencia interina se le dieron originalmente 90 días para concluir la renovación de la dirigencia nacional. Entre la pandemia y las propias resistencias del grupo recién llegado al poder, este tiempo ya ha transcurrido sin cumplir el objetivo original de su establecimiento y eso ha obligado a la Sala Superior a tomar medidas extremas para buscar que efectivamente se renueve la dirigencia nacional del partido.

El presidente interino del partido ha solicitado múltiples prórrogas para concluir el proceso de renovación de la dirigencia nacional y han sido rechazadas por la Sala Superior. El último plazo que dieron para concluir el proceso fue el 31 de agosto de 2020; sin embargo, dado que no han realizado ningún acto preparatorio para poder llevar a cabo la encuesta y, en estricto sentido, tampoco han logrado acordar el método, la Sala Superior optó porque fuera el Instituto Nacional Electoral (INE) la instancia que lleve a cabo la encuesta para poder elegir a la nueva dirigencia nacional de Morena.

Desde luego resulta poco deseable que sean las autoridades electorales las que resuelvan temas relativos a la vida interna de un partido político y, recordando que el INE únicamente podría organizar un proceso de este tipo si el propio partido así lo solicita, en este caso, parece que las constantes disputas, controversias e incumplimientos de Morena para realizar y concluir su propio procedimiento de renovación de dirigencia, han orillado a las autoridades a tomar medidas extremas.

Al final, la lucha por el poder del partido que hoy en día es el principal en México, que recibe mayores recursos y que lidera las preferencias electorales de cara a las elecciones de 2021, ha sido una pelea intestina en la que los intereses políticos y personales pueden más que el compromiso democrático y partidista.

@EspinosaSilis

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias