Link Copiado

Rituales de año nuevo

Héctor Zagal 30/Dic/18 09:15
Rituales de año nuevo
Rituales de año nuevo

De la tinta de Héctor Zagal

¿Ya listos para el 2019? El año nuevo es una fecha que se presta para distintas supersticiones que buscan atraer la buena suerte. Estas costumbres parecen remontarse a siglos atrás. Los antiguos romanos, por ejemplo, empezaron la tradición de comer lentejas para atraer el dinero. La razón es que las lentejas, cuando se terminan de cocer, aumentan su volumen y parecen haberse multiplicado. Hay tradiciones más románticas, como la de besarse bajo un muérdago para que el amor nunca perezca. Los griegos parecen haber asociado el muérdago, que no se seca en invierno, con la eternidad.

En algunos lugares de México, existe la tradición de la quema de monigotes, algo parecido a la Quema de los Judas. Durante los últimos días del año se empiezan a quemar muñecos que representen a los personajes más odiados por el imaginario colectivo. Los monigotes suelen ser de políticos, futbolistas rivales, ladrones, etc. La idea es que con la quema del muñeco la mala vibra de estos personajes quede neutralizada para el año nuevo.

El ser humano, al margen de la historia y la geografía, siempre ha incurrido en supersticiones, y el cierre del ciclo solar que marca el calendario se presta definitivamente a estas prácticas. Hoy día pueden llevarse acabo estas prácticas supersticiosas con un ánimo de juego, y eso es sumamente respetable. Pero la superstición también tiene el defecto de incentivar una especie de pensamiento mágico e irracional, que no contribuye en absoluto a la resolución de problemas. La superstición tomada en serio es un peligro.

No habría que culpar a las supersticiones de provocar los problemas que ya hay, como tampoco hay que creer que las supersticiones los puedan resolver. Pero me parece incontrovertible que el pensamiento supersticioso rodea y evita las situaciones donde hay conflicto, y que inevitablemente haría falta resolver con inteligencia más que con truquitos de baratillo.

Respecto al dinero, el amor o los personajes (políticos o criminales) que hacen nuestra vida más engorrosa aún, habría que trabajar y pensar en resolverlos. Ésta es la única manera de hacerse cargo de la situación, y no con semillitas, plantas, quemazones o calzones rojos. Igualmente el fin de un ciclo solar no tiene que ser motivo para pretender cambiar nuestras vidas de golpe. Yo admiro a la gente que día a día se propone mejorar su vida con trabajo e inteligencia, sin trucos de magia. La superstición es la antesala para creer en los productos milagro y las promesas de campaña. ¿Queremos un mejor 2019? Seamos constantes, responsables, reflexivos, ordenados. Comer lentejas en exceso no atraerá buena suerte, en todo caso, lo único que nos provocará es un dolor de estómago y un mal momento para quienes nos rodean

Sapere aude!@hzagal