¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Reglas básicas para las elecciones presidenciales del 2020: Contabilidad (Caucus) y el Colegio Electoral

De la tinta de Mina Magallón

Mina Magallón Martes 30 De Julio, 2019 · 07:40 am
Reglas básicas para las elecciones presidenciales del 2020: Contabilidad (Caucus) y el Colegio Electoral
Una de las singularidades del ciclo de la campaña presidencial de los Estados Unidos es la gran importancia del primer conteo de votos en el estado de Iowa

Tradicionalmente, las campañas de elecciones presidenciales de los Estados Unidos comienzan con gran apogeo después del Día del Trabajo (Labor Day), que este año se celebra el lunes 2 de septiembre. Sin embargo, este junio pasado comenzó la temporada de elecciones presidenciales del 2020 con debates televisados de los principales candidatos demócratas y de las campañas electorales del presidente Trump. Los candidatos demócratas estarán compitiendo por ganar la atención de los medios de comunicación, publicando documentos, debates, artículos, etc. de su política en todos los medios sociales buscando darse a conocer mejor con el electorado estadounidense en preparación para el primer evento electoral oficial que será el 3 de febrero de 2020 en el estado de Iowa donde se llevará a cabo el primer conteo (caucus) de votos.

Una de las singularidades del ciclo de la campaña presidencial de los Estados Unidos es la gran importancia del primer conteo de votos en el estado de Iowa. En las últimas cuatro elecciones para elegir al candidato demócrata a la presidencia, el ganador de los votos de Iowa fue elegido como el candidato a la presidencia por el Partido Demócrata. La importancia de las elecciones de Iowa parece ser desproporcionada al tamaño de su electorado, ya que la población del estado solo representa alrededor del uno por ciento del total de la población de todo Estados Unidos, y no es diversa racialmente como en otros estados más grandes. El sistema de cómo contabilizan los votos también es muy inusual, ya que un residente de Iowa en realidad no vota como en una elección primaria presidencial. En Iowa, un votante registrado debe asistir al evento del comité presidencial organizado por su partido; escuchar los discursos de los candidatos; y luego físicamente caminar hasta el área designada para los partidarios de su candidato donde se llevará a cabo el conteo de los presentes. No se entregan boletas individuales a nadie, y el proceso de selección de quién será candidato es público. En 2020, los únicos otros estados que tienen este tipo de contabilidad (caucus) son los estados de Nevada, Dakota del Norte y Wyoming.

Otra singularidad del sistema electoral de los Estados Unidos es la manera por la cual se deciden las elecciones presidenciales. En lugar de elegir un presidente directamente por voto popular nacional, como lo determina el número total de votos que recibe un candidato de un partido en cada estado, la Constitución de los Estados Unidos de 1787 estableció en el Artículo II, Sección 1 un proceso de compromiso entre la elección del presidente por voto en el Congreso y la elección del presidente por voto popular de ciudadanos calificados (en aquel entonces únicamente podían votar los hombres blancos que poseían tierras y tenían más de 21 años de edad). En la muy disputada elección presidencial de 1800, entre el presidente del partido federalista, John Adams, y el candidato demócrata-republicano, Thomas Jefferson, se produjo un empate entre los electores presidenciales y, según lo establecido por la entonces Constitución, la Cámara de Diputados era quien determinaba al ganador de la elección. Al final de 36 conteos, Thomas Jefferson fue elegido presidente por la Cámara de Diputados. Como resultado de este grave problema, la Doceava Enmienda de la Constitución fue aprobada por el Congreso de los Estados Unidos en 1803 y ratificada por catorce de los diecisiete estados existentes en 1804. Connecticut, Delaware y Massachusetts rechazaron la enmienda constitucional propuesta (aunque Massachusetts finalmente la ratificó en 1961).

El proceso actual del colegio electoral consiste en la selección de 538 electores que llevarán el recuento de los votos electorales. Cada estado tiene derecho al mismo número de electores que tiene como representantes en el Congreso federal. El número de representantes en el Congreso federal de un estado y el número de sus electores se basan en los resultados del Censo de los Estados Unidos que se lleva a cabo cada 10 años. Por ejemplo, como resultado del Censo de 2010, Texas tiene derecho a 38 electores, un elector por cada uno de sus 36 representantes de la Cámara de Diputados y dos electores adicionales por cada uno de sus senadores. Iowa tiene derecho a seis electores, ya que tiene cuatro diputados y dos senadores en el Congreso. Bajo la Vigésima Tercera Enmienda de la Constitución aprobada por el Congreso de los Estados Unidos en 1960, al Distrito de Columbia (Washington, D.C.) se le asignan tres electores y se les trata como un estado para propósitos del colegio electoral. Cuando un votante vota en una elección presidencial, él/ella vota por el candidato presidencial de su preferencia. Debido a que la mayoría de los estados tienen un sistema de “el ganador se lleva todo”, este voto popular es lo que entonces hace que se otorguen todos los electores de ese estado al candidato presidencial ganador en ese estado. Nebraska y Maine son los únicos dos estados que pueden dividir sus votos presidenciales por distrito electoral. Se requiere una mayoría de 270 votos para elegir al presidente (debido a que 538/2=269). Si ocurriera un empate, la Cámara de Diputados elegirá al presidente de entre los ganadores; el Senado elegiría al vicepresidente de igual manera, de entre los ganadores. Por lo tanto, siempre habrá un vicepresidente que podría asumir el cargo de presidente si la Cámara de Diputados se dividiera entre los candidatos presidenciales y no eligieran a ninguno.

Los electores se reunirán el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre después de la elección presidencial del 3 de noviembre de 2020 en las capitales de sus respectivos estados de origen para contar los votos para presidente y vicepresidente de manera separada. Los votos de los electores se registran y luego se envían al Congreso de los Estados Unidos y a los Archivos Nacionales como parte de los registros oficiales de la elección presidencial. El 6 de enero inmediatamente después de la reunión de los electores, los votos electorales de cada estado se cuentan en una sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos. El vicepresidente en ejercicio, en su capacidad de presidente del Senado, preside el conteo y anuncia los resultados de la votación electoral. El presidente del Senado luego declara quién ha sido elegido presidente y vicepresidente de los Estados Unidos. El nuevo presidente electo jura y tomará posesión del cargo el 20 de enero de 2021.

En una nota posterior, examinaremos los resultados de la elección presidencial de 2016, el creciente impacto de los votantes hispanos, y lo que podría ocurrir si hay otra división entre el voto popular y el colegio electoral en la elección presidencial de 2020.

Correo: mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

Facebook: Mina Magallon