octubre 26, 2021
Radio
Webcam
Buscar
columnas

Régimen de Confianza una propuesta audaz y atractiva que beneficiará a 10.2 millones de contribuyentes

Una grata e inesperada sorpresa es el Régimen de Confianza que propone el Presidente de la República dentro del llamado Paquete Económico.

Diana Bernal
Régimen de Confianza una propuesta audaz y atractiva que beneficiará a 10.2 millones de contribuyentes
Fotos: cuartoscuro

Si eres empresario, profesionista o arriendas bienes, bajarán tus impuestos a tasas mínimas.

Una grata e inesperada sorpresa es el Régimen de Confianza (RC) que propone el Presidente de la República dentro del llamado Paquete Económico que el secretario de Hacienda presentó el pasado 8 de septiembre.

Este régimen abarca tanto a personas físicas como a corporaciones. Hoy me ocuparé de las primeras. El Régimen de Confianza no es solo un nuevo intento de atraer a la formalidad a pequeños contribuyentes; pues en primer lugar el monto máximo de ingresos para acceder a el sube a 3.5 mdp anuales, es decir, más de 290 mil mensuales y, en segundo lugar (a diferencia de los anteriores regímenes, el RIF y los REPECOS) lo verdaderamente novedoso del RC es que incluye a los profesionistas, médicos, ingenieras, diseñadores, periodistas, etc.; los cuales nunca, que yo recuerde, hemos tenido una tasa mínima y menos facturando 3.5 mdp anuales que para cualquier profesional medio resulta un ingreso sin duda significativo.

En segundo lugar, tampoco el RC se reduce a los que, atraídos por el mismo (y se calcula que se incrementará el padrón de estos contribuyentes entre 20 al 30%) ingresan a la formalidad, es decir, se inscriben el RFC; ya que cualquier PF con las actividades señaladas que no haya superado en cualquiera de los dos años anteriores ese tope de 3.5 mdp puede acceder la RC.

Hay quienes aducen que no es ninguna ventaja el RC porque las tasas mínimas (1% hasta 300 mil pesos; 1.1 hasta 600; 1.5 por 1 millón; 2% hasta 2 mdp y la máxima de 2.5 hasta 3.5 mdp) son sobre ingresos facturados sin deducción alguna. Sin embargo, además de que el RC es totalmente opcional, debemos apreciar que la tarifa normal del ISR para 3.5 mdp es del 35%; luego no hay punto de comparación; pues si un profesionista independiente, por ejemplo, o bien el dueño de un pequeño negocio que facture por decir un millón al año no tiene ni para pagar un impuesto sobre la renta anual de 15 mil pesos (la tarifa actual para un millón raya en el 34% sobre utilidades) ello es indicativo de que su rentabilidad realmente es mínima y cómo a una PF contribuyente no se le permite deducir de su actividad economía ni vestuario, ni vivienda, ni alimento, cabría preguntar cómo sobreviven él o ella y su familia.

Otra gran ventaja del RC es su simplicidad pues con solo ingresar a su portal el contribuyente verá cargados los CFDIs (facturas) que expidió, así como el impuesto mínimo que le corresponde por lo que solo procederá a validarlo, declararlo y a su pago. Las tasas mínimas a pagar son tanto para declaraciones anuales como mensuales.

Finalmente otra gran ventaja de RC es que, si se cumple con los requisitos mínimos y sencillos que demanda, lo único que habitualmente revisará el Fisco es que los ingresos no excedan del tope. Fuera de ello prácticamente se excluye la auditoría fiscal por la propia naturaleza del régimen, ya que no obliga a llevar contabilidad electrónica.

La jefa del SAT declaró qué hay contribuyentes que deducen 20 pesos por cada peso que facturan lo que indica que este régimen perjudicará a los evasores que sin llegar a los extremos denunciados, si tienen como práctica deducir todo tipo de gastos (hasta la ropa que no es deducible salvo uniforme de trabajo), lo que, denunció Raquel Buenrostro, en muchos caso está implicando la compra de facturas.

En fin amigo lector, si usted es contribuyente por las actividades señaladas, con ingresos entres 300 mil pesos y 3.5 mdp anuales, la buena noticia es que, sin llevar contabilidad electrónica para el SAT y sin tener que complicarse con gastos e inversiones, usted pagará un impuesto mínimo (cómo no se había visto en México) del 1 al 2.5% sobre su ingreso total.

Estoy segura que esto será una gran noticia para jóvenes centennials que, como empresarios incipientes, profesionistas, o con alguna otra actividad independiente, inician su vida productiva con la satisfacción de contar con un impuesto mínimo fácil de determinar y pagar y que además les estará dando la satisfacción de cumplir con el deber solidario fundamental de pagar impuestos.

Otros, ya mayorcitos, también celebraremos lo que para muchos contribuyentes cumplidos representará sin duda una drástica y motivadora reducción de impuestos que contribuirá a la reactivación económica que México espera y necesita.

Diana Bernal Ladrón de Guevara. Ex titular y fundadora de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias