¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Reformas al Colegio Electoral

De la tinta de Mina Magallón

Mina Magallón Martes 20 De Agosto, 2019 · 07:41 am
Reformas al Colegio Electoral
Durante los últimos veinte años, dos candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han sido elegidos como presidentes no obstante perdieron el voto popular nacional.

Durante los últimos veinte años, dos candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han sido elegidos como presidentes no obstante perdieron el voto popular nacional.

En el año 2000, el presidente George W. Bush recibió casi 110,000 votos menos emitidos a nivel nacional en las elecciones presidenciales, pero aun así ganó las elecciones porque el voto del Colegio Electoral fue de 271 a 266. En 2016, el presidente Donald J. Trump recibió casi 2.9 millones de votos menos emitidos a nivel nacional en las elecciones que su oponente, Hillary Clinton, pero ganó las elecciones porque ganó el voto del Colegio Electoral 304 a 234. La elección de Bush, como resultado de la resolución de la Suprema Corte de los Estados Unidos de suspender el recuento de votos en Florida, dio lugar a una grave división en los partidos políticos que fue ligeramente ameliorada por los trágicos eventos del 11 de septiembre de 2001 con el ataque terrorista a las Torres Gemelas en Nueva York. La victoria de Trump en noviembre de 2016 ha desencadenado un nivel sin precedentes de rencor público y un nivel cada vez mayor de violencia en todo el país a medida que el odio busca ganar la atención de la nación. Debido a la clara posibilidad de que Trump vuelva a perder el voto popular nacional pero aun así sea reelegido en 2020 por el Colegio Electoral como presidente, existe un gran interés de los demócratas para tratar de reformar el sistema electoral estadounidense y evitar otro “presidente minoritario”.

Los delegados al Congreso Constituyente en 1787 rechazaron la idea de elegir al presidente por una elección popular nacional porque temían que la población votante, que vivía en comunidades rurales en aquel entonces, no tuviera el conocimiento suficiente para elegir inteligentemente entre los candidatos presidenciales. Además, los delegados de los estados del sur esclavistas temían que debido a que su población era menor que la del norte estarían en desventaja política a menos que pudieran contrarrestar el mayor número de votantes elegibles de los estados del norte. Los delegados al Congreso finalmente acordaron el compromiso llamado Tres Quintas Partes, por el cual todos los esclavos de un estado serían contados como tres quintas partes de una persona blanca.

Esto permitió que la población de esclavos se contara como tres de cada cinco al distribuir el número de representantes electorales en el Congreso. Con la regla de tres quintas partes de distribución, los miembros al Congreso Constituyente acordaron en aprobar el Colegio Electoral que elegiría al presidente a través de los representantes electorales de cada estado. Sin esta regla de las tres quintas partes incorporando a los esclavos en la contabilidad para la organización del Colegio Electoral, los estados del sur no habrían ratificado la Constitución de los Estados Unidos.

Las razones por las cuales el Colegio Electoral fue adoptado por primera vez por el Congreso Constituyente al día de hoy ya no son válidas.

Sin embrago, los esfuerzos para eliminar al Colegio Electoral no han dado resultado. En general, esto se debe a que el partido político en el poder está interesado en mantener el statu quo, y existe una creencia común de que cualquier reforma constitucional requeriría el voto a favor de dos terceras partes del Congreso de los Estados Unidos y requeriría también el voto de tres cuartas partes de todos los estados (38 legislaturas estatales), enmienda que nunca sería aprobada al día de hoy.

Dadas estas dificultades, ¿existe alguna forma para que los estadounidenses seleccionen a sus presidentes sin enmendar la Constitución de los Estados Unidos? Un método que ha recibido consideración es que varios estados claves para los demócratas y el Distrito de Columbia se unan en un pacto para que se ponga en práctica un sistema electoral nacional directo.

La Constitución de los Estados Unidos faculta a las legislaturas estatales para que cada una decida cómo se seleccionan los representantes electorales presidenciales de su estado. Cada legislatura estatal es libre de nombrar a estos representantes electorales por sí mismos o, como se hace ahora en casi pero no en todos los estados, al determinarse por ley que los representantes electorales serán elegidos por votación popular directa del estado, con la regla para dar todos los votos electorales al candidato que recibió más votos en las urnas. Alternativamente, cada legislatura estatal es libre de ordenar que sus representantes electorales voten como mejor lo crean conveniente.

Según el Censo de 2010, los once estados con mayor población y el Distrito de Columbia se les asignan 273 votos electorales, tres más que los 270 votos electorales necesarios para ganar en 2020 (de un total de 538). Por lo tanto, si los once estados y el Distrito de Columbia aprobaran una ley, la presidencia pudiera darse al candidato que ganó el voto popular nacional. Los once estados son California (55 votos electorales), Texas (38 votos electorales), Florida (29 votos electorales), Nueva York (29 votos electorales), Illinois (20 votos electorales), Pensilvania (20 votos electorales), Ohio (18 votos electorales), Georgia (16 votos electorales), Michigan (16 votos electorales), Carolina del Norte (15 votos electorales) y Nueva Jersey (14 votos electorales) y el Distrito de Columbia (3 votos electorales).

Como resultado directo del litigio entre Bush y Gore en las elecciones presidenciales de 2000, se presentó una propuesta para establecer el Pacto Interestatal de Voto Popular Nacional (NPVIC). El NPVIC es un pacto interestatal propuesto en el que los estados firmantes acuerdan que nombrarán a sus representantes electorales de acuerdo con el voto popular nacional en lugar del voto que sus propios representantes electorales estatales escojan a su antojo.

Sin embargo, el NPVIC no entrará en vigencia hasta que la mayoría de los estados firmen el acuerdo. Actualmente, 15 estados y el Distrito de Columbia han firmado el pacto, que en su conjunto les da un total de 196 de los 270 votos electorales requeridos para que el NPVIC entre en vigor (o el 72.6% de los 270 votos requeridos). Los estados firmantes representan el voto electoral: California (55), Nueva York (29), Illinois (20), Nueva Jersey (14), Washington (12), Massachusetts (11), Maryland (10), Colorado ( 9), Oregón (7), Connecticut (7), Nuevo México (5), Rhode Island (4), Hawái (4), Delaware (3), Vermont (3) y el Distrito de Columbia (3). Teóricamente, bajo esta propuesta del NPVIC, el ganador del voto popular nacional se convertiría en presidente independientemente de lo que hagan los estados que no firmaron el pacto, ya que los estados que sí firmaron prometen dar sus votos electorales al ganador del voto popular nacional. Si este pacto entrara en vigor antes de las elecciones de 2020, probablemente sería litigado argumentando ser inconstitucional ya que se requiere el consentimiento del Congreso de los Estados Unidos para firmar este tipo de pacto.

Desde su inicio, la idea del pacto se ha asociado con estados de tendencias demócratas. Hasta ahora, todos los estados importantes para los demócratas firmaron el NPVIC votando por Hillary Clinton en 2016. Pero Michigan, Pensilvania, y Wisconsin, quienes eligieron gobernadores demócratas en 2018, pero que aún tienen mayorías republicanas en sus Cámaras de Diputados y de Senadores, no han firmado este pacto. Es poco probable que el NPVIC obtenga la mayoría de los 270 votos electorales requeridos en las elecciones presidenciales de 2020 para que el presidente electo pueda ganar contando el voto popular.

En la siguiente gráfica vemos proyecciones para las elecciones del 2020 dando entre 218 y 190 votos electorales al candidato demócrata, y entre 149 a 125 votos electorales a Donald Trump, quedando 171 votos electorales que serán para el candidato que gane el volado.

Correo: mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon

Facebook: Mina Magallon