¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

¿Qué siguen escondiendo los abogados?

De la tinta de Mina Magallón.

Mina Magallón Martes 21 De Enero, 2020 · 07:45 am
¿Qué siguen escondiendo los abogados?
Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia / Foto: especial

El Senado de la República recibirá este miércoles al menos nueve iniciativas de ley en materia de seguridad y justicia. El paquete de reformas contempla cambiar los artículos 5, 16, 18, 19, 20, 21, 73, 76, 94, 97, 101, 102, 116 y 122 de la Constitución Política.  El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, Dr. Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, afirmó en octubre durante la inauguración de las mesas de discusión para presentar una iniciativa de reforma judicial, que el Poder Judicial de la Federación inició un proceso de auto reforma para combatir el nepotismo, la corrupción, las redes de encubrimiento y la impunidad afirmando “son prueba de que la reforma está decididamente en marcha y a pasos agigantados, son prueba del compromiso y voluntad de marcar un cambio de rumbo en los hechos y no solo en el discurso”.

Yo vengo escribiendo desde agosto del 2018 que el primer paso para combatir la corrupción fácilmente se logra, sin tener que hacer ninguna reforma y sin que cueste un solo centavo, con simplemente abrir todos los expedientes judiciales al público. En notas anteriores, imaginábamos a la John Lennon que cualquier persona en México tenía el derecho a pedir en cualquier juzgado, sin ninguna previa autorización, expedientes completos, de asuntos penales, civiles, familiares, laborales, federales, estatales, etc. Que soñábamos con examinar todas las pruebas en el expediente de Rosario Robles, Emilio Lozoya o del vecino de enfrente. Pero el mejor sueño de todos era cuando creíamos que teníamos el derecho a poner un contrapeso al poder político y judicial, abriendo al público todos los expedientes de todos los juzgados para así dar el primer paso en la guerra contra la corrupción que sigue protegida como en la Santa Inquisición donde todos los juicios se llevaban en secreto.

Foto: especial

 

La excusa que da la Judicatura en México de no abrir los expedientes en los juzgados al público está basada, según dicen, en el supuesto derecho a que los datos personales no se deben publicar.  Ahora, con la excusa de no publicar los datos personales, se ha ocasionado un verdadero retroceso en la difusión de información pública. Hasta hace poco, el Poder Judicial solía publicar en el Boletín Judicial, sin restricción alguna, los nombres de las partes involucradas en los procesos y cumplía con todos los requisitos que la Constitución Política estableció en 1917, así como, entre otras, a la Ley Orgánica del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, a la jurisprudencia dictada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como por la Ley Orgánica del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal. A pesar de todas estas leyes que regulan la publicación del Boletín Judicial, hoy los juzgados se saltan olímpicamente los mínimos requisitos en su publicación, una de las últimas barreras que existía contra la corrupción en el sistema judicial mexicano. Eliminándose la publicación del Boletín Judicial se extinguió el último instrumento de fiscalización popular, el último freno a la corrupción que hoy en día vemos crecer a pasos agigantados. Invito a que sea la sociedad quien vigile el cumplimiento de la Constitución y de sus leyes para que se descubra la verdad, arrancando las máscaras de quienes pretenden engañarla. Abriendo los expedientes de todos los juzgados al público se despercudirá y blanqueará el sistema judicial, y así se podrá combatir a la corrupción, al abuso del poder, a la impunidad ya que la publicidad de lo que transpira en los juzgados será nuestro apoyo, nuestra energía que nos llevará a alcanzar una sociedad justa, equitativa, honrada e imparcial. Mientras los expedientes no sean públicos, de nada servirá las grandes reformas que se auguran por el Senado y por la Suprema Corte si no se abren los expedientes al público para tener el mínimo de contrapeso al sistema judicial.

Una vez se abran los expedientes de todos los juzgados al público, veremos como la luz solar despercude y blanquea al sistema judicial como magia y veremos a la luz solar como lo veían nuestros antepasados, como algo maravilloso al que se le construían grandes pirámides. Aprovechemos la energía solar para terminar con la corrupción y la impunidad que se sufre hoy en día en México. No hay excusa que valga. La publicidad está garantizada en la Constitución. Exijamos se abran los expedientes de todos los juzgados del sistema judicial al público para que sea el público y no ellos mismos quien revise la actuación del sistema judicial.

Correo:  mgmagallon@aol.com

Twitter:  @MinaMagallon

Facebook:  Mina Magallon