¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Pride 2020

De la tinta de Sergio Almazán.

Sergio Almazán Sábado 27 De Junio, 2020 · 09:45 am
Pride 2020
Marcha del Orgullo Gay / Reuters

Este último sábado de junio 2020, será el primer año que no habrá carnaval, desfile, manifestación pública y fiesta por el orgullo LGTB+ en la ciudad de México. Desde que en 1978 un comité valiente y de avanzada se atrevía a salir a las calles para darse a conocer como Frente de liberación Homosexual en México, se mezclaban entre el contingente que marchaba por el aniversario de la Revolución Cubana. Son más de cuatro décadas de aquella atrevida e inaugural expresión pública de un grupo de gays mexicanos entre los que estaba Luis González de Alba –pionero de muchas causas sociales de diversidad incluyendo el derecho a medicamento y atención de salud para personas con VIH­­–; Antonio Cué, o Juan Jacobo Hernández quienes formaron otro frente activista: El FHAR (Frente Homosexual de Acción Revolucionaria) dieron sentido público a los deseos privados. Aquellos primeros años de marcha y expresiones en el espacio urbano, lo que más tarde fueron derechos, son conquistas ganadas a fuerza de tomar la calle, de alzar la voz, de denuncias, de luchas y de legítimas defensas donde los nuevos tiempos suman más causas a las defensas humanas.

Hoy se suman nuevas demandas, otros derechos, otras razones que precisan atención, protección y seguridad por parte de las leyes, el Estado y las autoridades. La lista de demandas crece, mientras las sociedades avanzan en espacio y derechos hay más temas que atender, sumar y expresar. Los movimientos de mujeres y hombres en diversidad nos han reeducado y enseñando otras formas de integrarnos y ser, hacer y comportarnos como familia, sociedad y cultura.

¿Quién imaginó que un año ya no habría marcha del Orgullo Gay?… Este 2020 llegó el día, en que no habrá la multitudinaria, la festiva y carnavalesca expresión de la comunidad LGTB+ recorriendo el Paseo de la Reforma hasta la plancha de la Plaza Mayor en el centro Histórico donde se manifestaban los contingentes con pancartas, voces, consignas y fiesta, mucha fiesta, pero hoy no será así. No es porque los derechos estén cubiertos, o porque las garantías individuales al colectivo más vulnerable estén seguras, sino por una pandemia. Ese virus que ha trastocado la vida en todos los sentidos.

Hoy en este confinamiento –en tiempos de crisis de salud–, se agudizan las expresiones de violencia en la casa y la calle: crímenes por homofobia reporta la ciudad de México, vulnerabilidad de sexoservidor@s y transexuales donde la impunidad se incrementa y la impartición de justicia se complica. Prejuicios y violencia son parte de este año de Pride, por lo que no salir y visibilizar las crisis de seguridad y derechos humanos de la comunidad gay en este país, se corre el peligro de tener retrocesos en temas y demandas que se estaban avanzando con autoridades, con prácticas educativas y de salud.

No salir este año a tomar voz y presencia en las calles de la ciudad de México y el país, implica no poner en la esfera pública los temas y las exigencias que en materia de Derechos Humanos y sexuales, políticas públicas y equidad precisan atención en una comunidad que constantemente ve violentados sus derechos. Sobre todo, en tiempos donde el actual gobierno federal no mira con buenos ojos las demandas de este sector. Hay que recordar cuando López Obrador fue jefe de gobierno en la ciudad de México, frenó la iniciativa de reformar el código para las sociedades de convivencia como un derecho civil y legal. Por ello, se corre el riesgo que los temas que han quedado en la agenda federal se metan en el cajón de los senadores y diputados.

Frente a la pandemia, la crisis del sistema de salud que vive México; regresamos a la vulnerabilidad de este sector al no tener oportunidad de escuchar a activistas, a médicos e instituciones que trabajan por la garantía de los servicios y de tratamientos a personas que viven con VIH -tema que hace un año ocupó el centro de las discusiones en desabastos y atención clínica en nuestro país y el actual gobierno– y son grupo sensible ante el Covid-19. De ahí que hoy en redes sociales, en las plataformas digitales y algunos medios de comunicación se alzará la voz; no se marchará, pero habrá pronunciamientos, festejos y eventos que sumen voces, que no callen las denuncias, las demandas, los gestos solidarios, empáticos e incluyentes.

Este Pride 2020 es inédito y quizá inaugure un nuevo sentido de expresión, manifestación, organización, integración y demandar derechos que aún siguen pendientes en la comunidad y en el desarrollo cultural de una manera de ser y expresarse en diversidad. Así que este sábado no se callan las voces, no se acaban la fiesta, sólo migró de escenario, pero la voz debe seguir alzándose porque siempre habrá una lucha legítima que atender.

 

Abramos la discusión: @salmazan71

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de MVS Noticias